“No se ha producido una ruptura en la dirección de Garrigues. Llevamos mucho tiempo en esta firma, por lo que tenemos responsabilidad de mantener el liderazgo en España y reforzar los planes internacionales”, aseguró Gómez Barreda en una rueda de prensa.

Gómez-Barreda afirmó que la crisis financiera y económica global “no se ha cebado” con el sector de servicios jurídicos, aunque reconoció que ha afectado a determinadas áreas de Garrigues.

Vives avanzó que el despacho ha incorporado a su plantilla a 185 nuevos empleados este mes, frente a las 300 personas contratadas en septiembre de 2008, que achacó a la “menor rotación” del personal.
Los nuevos directores señalaron que no emplearán una “política agresiva” de despidos, y supeditaron el crecimiento de su plantilla, compuesta por cerca de 2.000 abogados, al crecimiento de la empresa.

Garrigues cuenta con 15.000 clientes en todas su oficinas de España y Portugal, y ha desembarcado en Rumanía, Polonia, Marruecos y Latinoamérica, en esta última mediante alianzas con despachos locales. Los nuevos directores prevén alcanzar una facturación de 310 millones de euros al cierre de su ejercicio de 2008.

Gómez-Barreda y Fernando Vives sustituyeron el pasado 1 de septiembre al frente del bufete a José María Alonso y Miguel Gordillo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.