Dada la frecuencia de esta consulta en el despacho, últimamente, hemos visto la conveniencia de escribir este artículo.

Pasados quedan ya esos tiempos en los que la persona beneficiaria de la prestación de incapacidad temporal recibía una carta del INSS comunicándole la concesión de la prórroga tras el agotamiento de los 365 días de baja.

pensión icapacidad laboralLa meritada carta indicaba que aquellos que no estuvieran percibiendo la prestación en pago directo debían solicitar el pago directo. Entonces la llamada frecuente al despacho se hacía para aclarar en qué consistía eso del pago directo y cómo se hacía.

La situación ahora ha cambiado y las personas beneficiarias de prestación de incapacidad temporal ya no tienen que hacerse esta pregunta.

Así, tras la reforma introducida por el RDL 2/2023, de 16 de marzo, de medidas urgentes para la ampliación de derechos de los pensionistas, se mantiene a partir de los 365 días de baja médica la colaboración obligatoria que las empresas vinieran haciendo en el pago de la prestación de incapacidad temporal.

Luego si la empresa me estaba abonando la prestación de incapacidad temporal y he alcanzado los 365 días de baja, la empresa me seguirá abonando la prestación.

Con ello se ha liberado a las personas beneficiarias de incapacidad temporal de un trámite y han ganado en tranquilidad respecto del cobro de su prestación.

Se mantendrá la colaboración en el pago hasta el alta médica para reincorporación laboral, el alta administrativa del INSS por propuesta de incapacidad permanente o el agotamiento de los 545 días de baja.

Dicho sea lo anterior al margen de los casos de impago de prestaciones por la empresa en que lo recomendable es solicitar el pago directo pero esto ya es otra cuestión y es más excepcional.

No es lo único que se ha simplificado.

Anteriormente, agotados los 365 días, la persona beneficiaria de prestación de incapacidad temporal, además de la preocupación sobre el cobro de la prestación, estaba pendiente del reconocimiento o no de su prórroga.

Esto también ha cambiado.

Con esta reforma, superados los 365 días de baja la persona beneficiaria de incapacidad temporal pasa, automáticamente, a situación de prórroga, sin necesidad de pronunciamiento expreso del INSS.

No obstante todo ello sin olvidar el papel protagonista de la inspección médica.

Muchas personas beneficiarias de prestación de incapacidad nos manifiestan sorpresa porque han recibido una llamada telefónica o cita para reconocimiento personal ante inspección médica del INSS.

Y ello nos lleva a recordar que la inspección médica tiene facultades de control de nuestro proceso de incapacidad temporal.

Esto no ha cambiado.

Como también destacamos que conforme a la normativa actual a partir de los 365 días de baja será quien decida el alta médica que permita la reincorporación laboral o la propuesta de incapacidad permanente en nuestro caso si lo considera oportuno, como también podría decidir un alta por incomparecencia a reconocimiento médico.

De ahí nuestro deber de colaboración y comparecencia a las citas médicas a las que podamos ser citados por inspección médica.

Otro motivo de sorpresa suelen ser las propuestas de alta por parte de las mutuas laborales que llevan control de los procesos de incapacidad temporal derivada de contingencia común.

Sobre este último particular queremos hacer una clara diferenciación.

La inspección médica del INSS tiene facultades decisorias, mientras que la mutua solo puede elevar propuestas, en los procesos de incapacidad temporal derivados de contingencia común de los que lleva el control, como que puede ser una propuesta de alta médica.

O la mutua podría hacer una propuesta de incapacidad permanente que, en los casos en los que lleva la asistencia y tratamiento del paciente por derivar la incapacidad temporal de contingencia profesional, conllevará la apertura de expediente de incapacidad permanente por parte del INSS.

En estos casos no está de más recordar que si la mutua es responsable del pago de mi prestación y me cita para reconocimiento médico, tengo el deber de acudir so riesgo de extinción de mi prestación por lo que, si no puedo hacerlo por causa justificada, se recomienda aviso previo acompañando documento acreditativo para cambio de cita.

También el médico de atención primaria tiene la posibilidad de proponer una incapacidad permanente, con o sin agotamiento de los 365 días de baja (aunque en este caso más bien lo que hará será elevar la cuestión a inspección médica suficientemente justificado) o, en caso de propuesta de alta de la mutua, podrá defender su baja.

Con ello queremos aclarar un poco el marco actual que nos encontramos y resolver ciertas dudas de consulta frecuente que nos plantean en el despacho.

Sirva lo expuesto a los fines de ayudarnos a comprender lo que pueda estarnos sucediendo.

Pero este artículo no guía los pasos a seguir en un caso concreto, ni cómo afrontar situaciones complejas particulares donde lo recomendable será siempre consultar a un buen Abogado o Abogada especialista en Incapacidad Permanente Laboral.

Inmaculada Calero Sáez, Abogada especialista en Incapacidad Permanente Laboral de Estudio Jurídico con Perspectiva y Premio Toga de Oro en el ámbito Laboral y Civil.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.