En febrero, las exportaciones cayeron en torno al 20 por ciento con respecto al mismo mes de 2008 en Francia y Alemania, los países más volcados al exterior en Europa.

Y se desploman en las llamadas fábricas del mundo: la exportación se hunde en China, con un retroceso del 25%, y en India, cuyas ventas al resto del mundo caen a un ritmo muy similar.

En Japón el descenso roza la catástrofe, el 50 por ciento.

Entre 1998 y 2008, con el PIB mundial avanzando a una velocidad de crucero del 3%, el comercio se expandía a casi un 6%. Ahora puede desplomarse 10 veces más aprisa que el PIB, a juzgar por las últimas estimaciones.

La última reunión del G-20, en Londres, otorgó al comercio un papel clave en la recuperación, con una inyección de 250.000 millones de dólares para reactivar los intercambios comerciales.

Y emitió una advertencia clara contra las tentaciones proteccionistas, que choca contra iniciativas como el Buy American (compre americano) de la Administración estadounidense, las ayudas al motor en Alemania, Francia o España y, en definitiva, las 47 medidas proteccionistas aprobadas por los Gobiernos del G-20 en los últimos meses y denunciadas por el Banco Mundial antes de la cumbre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.