Lo hizo por un delito continuado de apropiación indebida, al quedarse con 1.312.722,83 euros de los clientes de la caja, desde 1991 hasta el 12 de septiembre de 2000.

Junto al anterior también ha sido condenado Antonio N.F., por el mismo delito, a la pena de cuatro años y seis meses de prisión, por apropiarse de 811.269 euros.

Ambos deberán indemnizar a CCM en la cantidad defraudada, informó la agencia Europa Press.

La desviación y apoderamiento del dinero tenía lugar mediante la contabilización de aperturas de cuentas de ahorro a plazo y el desvío de fondos, normalmente en metálico, la no contabilización de abono en cuentas previamente existentes, la cancelación de imposiciones de ahorro a plazo sin el consentimiento de sus titulares u obteniendo reintegros utilizando la firma que previamente había estampado el cliente.

En total, los clientes afectados fueron 54, aunque Caja Castilla La Mancha ha satisfecho el importe de lo defraudado a la inmensa mayoría de ellos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.