Anoche tuvo lugar, en el Colegio Notarial de Cataluña, el acto conmemorativo del 150 aniversario de la Ley del Notariado, la ley que marcó el inicio del Notariado moderno y que ha regido la profesión desde ese momento, marcando un modelo seguido hoy día por cerca de un centenar de países.

En un acto presidido por el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, éste ha afirmado con contundencia que “el Notariado en ningún caso puede considerarse una profesión susceptible de ser liberalizada” y ha mostrado “nuestra oposición más frontal a cualquier iniciativa en esta dirección”.  Por otra parte, ha asegurado que “la seguridad jurídica constituye un factor de competitividad fundamental”, destacando que son los notarios quienes la hacen posible.

En cuanto a los temas legislativos abiertos, el Ministro ha afirmado que “nuestra intención es ampliar las funciones y competencias de los notarios; prueba de ello es el Anteproyecto de Ley de Jurisdicción Voluntaria que el Gobierno presentará antes de finales de año”. En este texto, según ha explicado, “se les reconocerá la capacidad de tramitar una serie de expedientes en derecho mercantil, derechos reales, obligaciones y sucesiones”. Y ha continuado afirmando que “estamos construyendo un horizonte con nuevas oportunidades para los notarios; un estímulo para afrontar los desafíos actuales y un motivo para confiar en el futuro”.

Finalmente, el Ministro ha querido recordar el artículo 1º de la Ley del Notariado, y ha concluido que “el Notariado es un cuerpo de funcionarios único, de elevada preparación jurídica y profesional, que estoy seguro de que seguirán prestando a la sociedad el servicio que mejor le caracteriza y justifica: seguridad, estabilidad y certeza.”

En su intervención institucional, el Decano del Colegio Notarial de Cataluña y  Vicepresidente del Consejo General del Notariado, Joan Carles Ollé, ha reivindicado “la plasmación legal, calar y general del control de legalidad notarial”, reclamando que, a ser posible, éste se haga en la propia Ley del Notariado. También ha defendido la eficacia del actual sistema de seguridad jurídica preventiva español y ha manifestado, en la misma línea de lo afirmadodo por el Ministro, que “la unidad de cuerpo es un axioma indiscutible” y que “el Notariado es un elemento clave de cohesión y vertebración del Estado”. Ollé ha puesto de manifiesto el proceso de modernización y de transformación tecnológica culminado por el Notariado, integrando a los 3000 notarios de toda España y que les ha situado a la vanguardia de los operadores jurídicos y económicos, “además de ser impulsores y promotores de aquellos cambios legislativos necesarios para garantizar los derechos de los ciudadanos. “

En el marco legislativo, el Decano del Colegio Notarial de Cataluña ha destacado dos reivindicaciones muy claras; por un lado, la Ley de Jurisdicción Voluntaria, asegurando que “el notario es la figura idónea para asumir nuevas funciones”. Y, por otro, la Ley de Seguridad Jurídica Preventiva, una ley “que regule el encaje entre ambas funciones, y del control de legalidad notarial y la calificación registral y avance en la modernización del sistema de seguridad jurídica preventiva del siglo XXI”. Además, ha asegurado que para conseguir una Justicia más moderna, rápida y eficaz, “la sociedad demanda que el notario recupere muchas funciones, no estrictamente contenciosas, que ha ejercido desde tiempos inmemoriales hasta el siglo XIX”.

Así, ha afirmado que “las características del notario como funcionario público que ejerce en régimen de profesional liberal sujeto a arancel lo convierten en el profesional idóneo en un momento como el presente, en que el Estado no puede abdicar de su obligación de garantizar la seguridad jurídica a los ciudadanos y, al mismo tiempo, tiene la necesidad de adelgazar la estructura económica de la Administración”. Para concluir, Joan Carles Ollé ha afirmado que “el Notariado tiene un pasado histórico, un presente consolidado y, sobre todo, un futuro en el que continuaremos avanzando con paso firme y mejorando día a día el servicio a los ciudadanos”.

Por su parte, la Consejera de Justicia, Pilar Fernández Bozal, manifestó su satisfacción por los resultados ofrecidos por los concursos coordinados con la Dirección General de los Registros y del Notariado para cubrir las vacantes y, en esta misma línea de colaboración, ha afirmado que tiene la voluntad de modificar coordinadamente la Demarcación. Así, ha asegurado que después de la última revisión, que tuvo lugar en 2007, “el 15% de las plazas de Cataluña siempre están vacantes”. La Consejera también ha subrayado la implicación del Notariado en la “defensa, recuperación, arraigo y desarrollo del Derecho Civil catalán” y el buen entendimiento entre notarios y registradores existente en Cataluña.

Conferencia “Futuro de la Seguridad Jurídica Preventiva”

Como parte de este evento, José Javier Cuevas Castaño, notario de Barcelona, pronunció la conferencia “Futuro de la Seguridad Jurídica Preventiva” en la que ha manifestado el deseo que “el acto de hoy sea, en lugar del epílogo de una celebración, el prólogo de un nuevo marco normativo” enfocado a una “futura ley llamada a proporcionar seguridad jurídica preventiva a la sociedad española del siglo XXI”. El punto de partida de la nueva ley, según Cuevas, debería ser la definición de la figura del notario, y serviría de base para el reconocimiento y regulación tanto del asesoramiento imparcial y equilibrador como del control de legalidad. En este sentido, el ponente ha reivindicado el reconocimiento de este control de legalidad notarial, concluyendo que “es una deuda pendiente con la sociedad española devolverles, con el rango normativo que le corresponda, el valor y beneficio al control de legalidad notarial”.

Visita del Ministro de Justicia a la sede colegial

Antes de iniciarse el acto, el Ministro de Justicia ha visitado la sede colegial, donde ha mantenido un encuentro con los miembros de la Junta Directiva del Colegio.  Posteriormente, ha visitado el Archivo de Protocolos de Barcelona, ubicado en el mismo Colegio y que es considerado, junto al de Génova, el más importante del mundo tanto por la antigüedad de sus volúmenes como por la trascendencia de sus fondos. También ha accedido a una exposición preparada con motivo de su visita, que contiene una selección de algunas de las piezas más significativas del fondo del Archivo Histórico de Protocolos y de la Biblioteca del Colegio.

Entre ellos, el protocolo notarial completo más antiguo, que data de 1299; el pergamino fundacional del Colegio Notarial de Barcelona, de 1395, y el Libro de Privilegios del Colegio, de 1562. En cuanto a los volúmenes seleccionados de la Biblioteca colegial, destacan un incunable impreso  en Barcelona sobre testamentos, que data de 1492; la primera edición de la Ley del Notariado, de 1862; y una muestra de formularios notariales previos a la Ley del Notariado.

La Ley del Notariado fue aprobada el 28 de mayo de 1862. Esta ley, que se ha ido modificando y desarrollando a lo largo del tiempo con la publicación de distintas normativas (la última fue el Real Decreto 45/2007 de Reforma del Reglamento Notarial) contiene los principios fundamentales de la función notarial que, un siglo y medio después, continúan vigentes.

La Ley resume en seis títulos las funciones, deberes y obligaciones de los notarios, distribuida en: Título I De los notarios (artículos 1 al 9); Título II Requisitos para obtener y ejercer la fe pública (artículos 10 al 16); Título III Del protocolo y copias del mismo que constituyen instrumento público (artículos 17 al 35); Título IV De la propiedad y custodia de los protocolos e inspección de las notarías (artículos 36 al 40); Título V: Del Gobierno y disciplina de los notarios (artículos 41 al 44); y Título VI: Derechos y premios de los notarios (artículos 45 al 47), disposiciones generales (artículos 47 al 48) y diez disposiciones transitorias (hoy once).

es transitorias.

 

Acerca del Colegio Notarial de Cataluña. El Colegio Notarial de Cataluña es la entidad que integra y representa, como corporación de Derecho Público, a todos los notarios que ejercen la profesión en territorio catalán. Es el mayor de los colegios notariales de España, con 557 notarías demarcadas. El Notariado presta una función pública de gran trascendencia basada fundamentalmente en dos principios básicos: garantizar la seguridad jurídica a los ciudadanos y hacer cumplir la legalidad en los negocios jurídicos de la vida civil y mercantil. El actual Decano del Colegio, Joan Carles Ollé Favaró, es también Vicepresidente del Consejo General del Notariado. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.