Las empresas reducen sus costes y el dedicado a la asesoría legal, salvo excepciones, no es estratégico. Las ponencias de Javier Puyol, director de la asesoría jurídica de BBVA y de Ana Martin Boado, responsable del área legal de General Electric Healthcare España, en este Encuentro de Asesores Jurídicos Internos, organizado por Unidad Editorial y en el que DIARIOJURIDICO ha sido medio colaborador, se centraron en analizar la externalización, cómo cúando se produce y bajo que circunstancias. Estas exposiciones fueron bastante seguidas al tener ambos ponentes la experiencia atesorada de abogados externos en despachos y ahora como responsables directos de sendas asesorías jurídicas

Javier Puyol (foto de Rafael de Martin)  fue desgranando aquellos elementos que una asesoría jurídica de una empresa va buscando en ese despacho de abogados que busca como partner y asesor. “Es evidente que la crisis ha reducido la externalizacion; se trabaja de forma imprescindible con aquellos expertos que son necesarios y cuyo grado de confianza sea alto para la propia empresa.” Desde su punto de vista es fundamental en esa selección factores como la accesibilidad, capacidad de respuesta y buena comunicación con la empresa. “Se valoran mucho estos elementos ytambien se espera que el bufete no tome ninguna decisión sin contar con el cliente, en definitiva la relación debe ser muy flexible”insistió

Las empresas, al final, parece que lo que buscan es un partner legal, que incluso si es necesario pueda dar su opinión en decisiones estratégicas de la compañía. “Es el concepto de abogado de cabecera que suele estar presentes en temas muy importantes” advirtió el director de la asesoría jurídica de BBVA. Y aclaró que respecto a la proyección internacional de cualquier empresa, también se busca esos mismos ratios de calidad y profesionalidad.” Se buscan especialistas abogados que conozcan muy bien el tema en cuestión y que puedan ofrecer cierto valor añadido en sus consultas o resoluciones. No hay que olvidar que si el abogado es creativo podrá resolver mejor ciertas situaciones complejas que surjan”.

En este contexto, cada vez más se demanda que el despacho externo tenga una visión global del asunto, y no sólo jurídica. “En estos momentos se valora mucho esa visión empresarial del bufete sobre el problema en cuestión”. Para Pujol es fundamental que la confianza entre despacho y cliente se cimente de forma natural:”Para que la relación funcione la empresa tiene que ver que sus letrados externos están bien preparados, estudian los casos y acuden a las reuniones con ideas. Y lo que es más importante que pueden solventar cualquier tipo de tema por muy complejo que sea. Al final, se trata de generar confianza donde las opiniones de los letrados se espera que están bien fundamentadas jurídicamente”

Otras cuestiones que también deciden a la empresa a la hora de elegir uno u otro despacho externo tiene que ver con la calidad de los servicios. Para Javier Puyol no hay nada mas frustrante que ver como una firma legal integral, realmente solo es buena en tres o cuatro áreas del derecho. “Tarde o temprano te das cuenta si esos abogados dominan el tema que les has planteado”, subraya. Desde su punto de vista no hay nada peor que ver que ese despacho no tiene medios para afrontar ese tema o no tiene una buena organización, lo que hace que sobrecargue a ciertos equipos de trabajo en unos temas. “La empresa espera que un experto lleve su tema y que si en algún momento tiene que hablar con los socios del bufete no existan problemas para hacerlo.”

Presupuestos cerrados

En un momento como el actual, es complejo que los despachos externos puedan mantener su estrategia de facturación por horas. “Creo que los tiempos han cambiado y la empresa busca hitos y resultados y sobre todo optimizar sus recursos”, señaló en su alocución Ana Martin Boado,  (foto de JM Cadenas ) responsable legal de General Electric Healthcare en España.  “Ahora la empresa prefiere saber lo que le va a costar ese asunto; un presupuesto cerrado bastante detallado”. Bajo su punto de vista no es de recibo que el despacho quiera incluir en su minuta cualquier asunto relacionado con la búsqueda de legislación para preparar un tema “, se presupone que si contratas a un despacho externo conoce la ley y no debes pagar por ello”.

Para Martin Boado, la asesoría jurídica de empresa debe centrarse en aquello que aporta valor a su entidad y contar con el apoyo de la tecnología para su labor para poder manejar documentos de forma más sencilla. Suele ser un departamento poco valorado en el seno de la empresa que necesita “venderse casi a diario”, lo que hace.  A su juicio, la relacion con los despachos es fundamental que exista comunicación y química, “si esa relación se mantiene el tiempo eso significa que cumplen tus expectativas y que hay una fidelización por ambas partes”, señaló.  En su caso, que es la única jurista de la empresa resulta imprescindible contar con buenos métodos de control del trabajo de los abogados externos.

Respecto a qué actividades debe externalizar la empresa, la ponente explicó a los asistentes cómo se trabaja en su empresa en este sentido:”Suelen ser temas complejos, con mucha burocracia, con el derecho societario; realización de due dilliguence,  los temas de protección de datos, fiscales. Además es factible que en determinados litigios necesites de un experto en la materia que se encargue de ese asunto”.  Además algunos de esos asuntos, por su relativa confidencialidad permiten también esa externalización. A este respecto, es fundamental valorar el coste de oportunidad que se genera en el momento que esos asuntos se externalizan, eso general que el departamento legal de la empresa se pueda dedicar a otros temas más específicos, “Es clave tener buenos sistemas de control de su trabajo; en nuestra empresa no permitimos que ni empleados ni abogados hablen entre ellos sin nuestro consentimiento”.

Respecto a los inconvenientes de trabajar con un abogado externo, es fundamental desde su perspectiva de jurista interna no perder nunca el control de los asuntos.  “eso puede llevar a generar en el propio letrado interno una situación de estress permanente compleja. “. Otro asunto importante es el coste de este servicio. Resulta clave saber gestionar esa inversión y desde esa perspectiva la tendencia, como antes se apuntaba en este reportaje, es pedirle al despacho un prespuesto cerrado detallado de ese coste para el asunto. Sobre la relación profesional si es duradera en el tiempo, se opta por la figura de la iguala mensual. “En algunas ocasiones la fórmula mixta de retribución mixta, horas e iguala puede funcionar”, señaló la responsable legal de GE Healthcare, pero no siempre. “En este sentido no es necesario hacer una externalización amplia. Hay que concentrar tu elección en pocos despachos de confianza para aprovechar su experiencia en casos anteriores al similar que ahora deben llevar.”:

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.