Franco ConfortiPor Franco Conforti, Director de Acuerdo Justo

A decir verdad este impactante título no es mío, se lo escuche decir hace ya un par de años a mi director de tesis el Dr. Raúl Calvo Soler (1) en algunas de nuestras “discusiones”.

Vuelve a mi mente estos días porque a través del muro de Juan Carlos Vezzulla (2) he leído un artículo muy interesante que firma el Juez Alexandre Morais da Rosa y que lleva por título “McDonaldização” do Direito Processual Penal y que con mucho énfasis recomiendo leer a quién pueda interesar el Derecho Penal y su práctica.

En su comentario Juan Carlos Vezzulla dice (3): “Me voy a permitir extrapolar y utilizar los mismos conceptos de fast food para la mediación. La McDonalización de la mediación y su reducción utilitaria a una teoría y una práctica de servicios a las personas y a las comunidades (para el ejercicio de la democracia participativa, de la comunidad participativa), en un proceso rápido dirigido por mediadores formados superficialmente para atender el menú <numérico> de los conflictos” (la traducción me pertenece).

Alfonso Fabregat y éste servidor venimos “denunciando” en múltiples artículos esta “McDonalización” de la mediación.

Parafraseando a da Rosa en nombre del “McAcuerdo-Feliz” hoy se propone con más fuerza que nunca un estilo de mediación “descafeinada” a la que no importa más que la reducción de casos judicializados.

Las razones que más se esgrimen tienen que ver con la rapidez y bajo coste económico que tiene la mediación, comparada con un juicio. Ya hemos dado cuenta en los artículos «Las razones del bajo coste económico de la mediación” y en “La promesa de la mediación en España, los términos del debate” que los parámetros de comparación dejan mucho que desear como para pretender que, aún pudiendo ser cierto que el ahorro en tiempo y dinero existe, sea tomado a rajatabla y sin más.

Este debate he intentado establecerlo antes que ahora, ya decía yo en ”¿Cuál debe ser la formación práctica de un mediador?” y en ”La formación práctica de un mediador: <dime con quién andas y te diré quien eres>” que los servicios de mediación públicos o privados debían estar al servicio de las personas y no del acuerdo o de las finanzas. Sin embargo la noticia más difundida esta semana pasada ha sido la que lleva por titular “Fin al colapso de los juzgados, la mediación cobra fuerza”. Se puede entender tanta repercusión mediática en los foros profesionales y redes sociales desde la óptica de la esperanza, de la ilusión, el deseo, de la buena voluntad, de generar optimismo, etc., pero no puedo entender que cientos de mediadores por un lado se crean lo que dice la prensa y lo tomen por bueno y por otro lado no se sorprendan respecto a lo que se les propone como modelo de mediación desde ciertos estamentos.

Parece que ahora el menú de la McDonalización de la mediación viene reducido a una sola propuesta la denominada mediación intrajudicial (4) y que la cajita feliz viene acompañada de un asunto civil y/o uno mercantil y tal vez más pronto que tarde de uno penal.

A veces, cuando veo que se difunden noticias y contenidos de “dudosa” aplicación o nulo valor agregado para la mediación (tal y como yo la entiendo) me embarga una sensación de que no se lee o no se valora y dimensiona lo que se lee.

Tal vez sea que aún estamos muy lejos de debates como el que propuso en su día Alfonso Fabregat en ”¿Ser mediador o hacer mediación?”  y que alimentase con «Las fronteras de la mediación” o tal vez sea que la visión de Alfonso en “Morir de éxito en la mediación de conflictos” desafortunadamente no es desacertada.

La McDonalización de la mediación va cobrando fuerza con miras a implantarse definitivamente tal vez porque en todos estos años los mediadores no supimos conquistar la excelencia, no hemos tenido debates serios sobre (a) el concepto de mediación, (b) los contenidos de la formación de un mediador y (c) si la mediación ha de ser entendida como una actividad profesional o una profesión.

Esos tres debates pueden parecer distintos, pero en realidad se refieren a una misma cosa que no es otra que el tipo de mediación de conflictos que estamos construyendo.

Ya me he expresado en ese sentido en “¿Mediación de Conflictos: con pies de barro o plomo?” porque “el que calla otorga” dice el dicho y yo soy de los que no calla frente a la embestida de la McDonalización de la mediación de conflictos.

___

1. El Profesor Dr. Raúl Calvo Soler es profesor en la Universidad de Girona y en su trayectoria se encuentra el haber diseñado e instaurado el programa de formación de mediadores de la Provincia de Buenos Aires, Argentina.

2. El Profesor Juan Carlos Vezzulla es un reconocido mediador con amplia trayectoria en la implantación de la mediación en Brasil y Portugal.

3. Vou me permitir, extrapolando, usar os mesmos conceitos do fast food para a mediação. A McDonaldização da Mediação é a redução utilitária de uma teoria e uma prática ao serviço das pessoas e das comunidades (para um exercício da democracia participativa, da comunidade participativa), num processo rápido conduzido por mediadores formados superficialmente para atender o menu «numérico» dos conflitos.

4. El presente artículo no es un alegato contra la mediación en el ámbito intrajudicial, entiéndase que estoy a favor del desarrollo de la mediación en dicho ámbito. Lo que sí pretende el artículo es dar la voz de alerta en cuanto en cuanto a la reducción de la mediación a la concepción de la intrajudicial y por otro lado a la formula de McDonalización y Acuerdo-Feliz en la que se la pretende convertir. Entiéndase éste es un alegato es en favor de la mediación.

4 Comentarios

  1. No te falta razón, querido Franco. Quizás estemos ante la McDonalización de la mediación. Ahora bien, la “choripaneamos”, la “osobuquizamos”, la “alubianizamos o paellizamos”, la “Wurstizamos”, ¿qué? Tu tesis la creo cierta: es más que probable que la estamos aderezando para que salga al gusto local cuando la mediación requiere realmente un paladar un poquín refinado (sociedad) y un chef (mediador), más que un cocinilla.

  2. Si me pidiesen comentar el artículo y abogar por esa Macdonalización: el símil se puede tomar desde varios puntos de vista, unos positivos, Los Macdonals han hecho que las hamburguesas gusten a todos, luego ha llegado a todo el mundo. Si la mediación entra a tropel por la vía intrajudicial tampoco eso es malo. Tengamos en cuenta que esos acuerdos ( hamburguesas) les gusta a las partes. Desde le punto de vista negativo, las hamburguesas del Macdonals son de poca calidad ( los acuerdos van a ser poco duraderos, estables, justos..). hay que preguntarse ¿ esto será así?

    Siempre existirán chefs y restaurantes de estrella michelín para asuntos de primera y hamburguesas como suelas de zapatos para aquéllos que quieran salir del paso rápido y pronto. Me encantó el artículo.
    Gracias

    • Estimado Salvador, gracias por tu comentario.
      Creo que describes muy el panorama de forma muy concreta y realista.
      Respondiendo a tu pregunta sobre si ¿esto será así? de todo corazón espero por el bien de todos estar en un error, aunque convengamos que lo que se deja ver abona mis dudas.

      Un cordial saludo
      Franco Conforti

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.