La Cámara de Diputados recibió el pasado 22 de diciembre la iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo.

 

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social, como dependencia del Poder Ejecutivo Federal, tiene a su cargo el desempeño de las facultades que le atribuyen la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley Federal del Trabajo, otras leyes y tratados, así como los reglamentos, decretos, acuerdos y órdenes del Presidente de la República.

Tras la presentación del proyecto de reforma a la Ley Federal del Trabajo, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, aportó sus análisis, considerando a la propuesta de reforma presentada como una herramienta poderosa para reconducir la labor de los sindicatos frente a los trabajadores y en el mundo laboral, en general.

Los tres ejes rectores que dictan el actuar de la Secretaría del Trabajo y Previsión son: la promoción de inversiones en una economía cada vez más competitiva que genere empleos y que fomente relaciones laborales basadas en la productividad; la conciliación de intereses entre los factores de la producción para lograr la paz laboral, y la legalidad para hacer valer la ley, sobre todo tratándose de previsión social, de inclusión laboral y de equidad de género.

Bajo esa premisa, la Secretaria del Trabajo y Previsión Social expresó en un sintético comunicado su respaldo a dicho proyecto legislativo con el firme compromiso de aplicar las nuevas disposiciones —en cuanto entren en vigor— que buscan transformar el mundo del trabajo.

Destacó que la iniciativa de reforma refleja cinco elementos claves, entre ellas, la democracia en el trabajo, la cual permitirá a los trabajadores elegir a sus dirigentes por medio del voto libre, directo y secreto.

Los cinco elementos que se destacan son:

En primer lugar se pone en valor el ejercicio de la democracia en el trabajo. Así, pesará sobre los trabajadores el derecho y la obligación de elegir a sus dirigentes a través del voto, que será libre, directo y secreto.

En segundo lugar, la iniciativa se centra en la celebración de los contratos colectivos de trabajo. Ella propone garantizar el derecho de los trabajadores a negociar los convenios colectivos, con el objetivo de que tanto empleadores como trabajadores, puedan optimizar la productividad y al mismo tiempo mejorar las condiciones laborales.

En tercer lugar se prevé la creación de un órgano autónomo,  promoviendo así la imparcialidad y la libertad sindical a través del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

En cuarto lugar, la iniciativa hace foco en la justicia laboral. En ese punto propone la sustitución de las juntas de Conciliación y Arbitraje por los Tribunales laborales adscritos al Poder Judicial.

En quinto lugar, se destaca el objetivo de la reforma de suprimir los métodos de extorsión por parte de las organizaciones sindicales.  Con la acreditación ante el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral se evitará el chantaje de emplazamiento a huelga por parte de sindicatos.

Fuente: STPS México