El sector legal ha sido uno de los mercados donde primero se ha comenzado a manifestar la recuperación de la economía española y han comenzado a registrar un incremento de su actividad. Sin embargo, en esta nueva etapa de crecimiento que se inicia, los despachos de abogados tienen que hacer frente a unos competidores cada vez más activos: las auditoras. Estas firmas de servicios profesionales, que también ofrecen asesoramiento legal, “están escalando posiciones a gran velocidad”, según el Ránking de Facturación de Despachos elaborado por ‘Expansión’.

Los 15 primeros del ranking
Los 15 bufetes españoles que más facturan, según el ranking elaborado por Expansión

En 2013, los tres mayores despachos españoles mantuvieron las primeras primeras posiciones en el ránking. Garrigues, con una facturación de 307 millones de euros, ocho menos que en 2012, sigue ocupando el primer puesto del podio; Cuatrecasas, con unas ventas de 198,2 millones se mantiene en la segunda posición; y Uría Menéndez, con 160,5 millones, el tercer lugar. Sin embargo, los tres grandes tienen que hacer frente a unos competidores cada vez más poderosos: por un lado, los despachos extranjeros, y por otro, las firmas de servicios profesionales que registraron sólidos crecimientos en 2013.

PwC facturó 139,5 millones en 2013, un 8,8% más que en el ejercicio preferente; sigue KPMG, con 82,1 millones de euros; y Deloitte, que rozó los 77 millones de facturación.

Los moderados desarrollos de los tres grandes en 2013 contrastan con los fuertes crecimientos que tuvieron firmas de menor tamaño. Entre los 20 mayores despachos activos en España, Ashurst fue la firma que mayor crecimiento registró el pasado ejercicio, casi un 20% más, hasta alcanzar los 21,6 millones de euros. Precisamente fueron las firmas con volúmenes de ventas entre 20 y 30 millones las que mayores crecimientos registraron. Es el caso de Hogan Lovells, Ecija o Pérez-Llorca.

Movimientos corporativos

Según el ránking elaborado por ‘Expansión’, el sector de la abogacía de los negocios en España movió en 2013 un total de 2.000 millones de euros, un 3,87% más que en el ejercicio anterior, año sin apenas crecimiento, lo que confirma el inicio de la recuperación en el sector al calor de movimientos corporativos (fusiones, adquisiciones…), que aunque aún con tono débil comienzan a llegar al sector.

Claro, que al calor de las operaciones corporativas, sobre todo en el sector inmobiliario, también han desembarcado en nuestro país nuevos competidores como el bufete estadounidense White & Case o el británico, Clyde & Co, nacido tras la escisión de un equipo de de DAC Beachcroft.

Los movimientos del sector legal a nivel global, con importantes fusiones también han tenido eco en España. Así, el bufete asiático King & Wood, tras su fusión con SJ Berwin, ya cuenta con despacho en Madrid. Lo mismo ocurre con el estadounidense Dentons, que gracias a su unión con el canadiense Salans cuenta ya con plaza en nuestro país.

En otras palabra, es sector legal español aumentó en 2013 sus grado de globalización, profesionalización y competencia. No hay grandes cambios en cuanto a reparto del pastel del mercado legal: los 10 primeros despachos concentraron más de la mitad de los 2.000 millones que facturó el sector, de los que más de la mitad son firmas extranjeras: PwC, KPMG, Deloitte, EY, Baker & McKenzie y Clifford Chance.