• El coste de los descubiertos sigue siendo abusivo a pesar de la sentencia del Tribunal Supremo que los anulaba
  • En la situación de emergencia sanitaria por el Covid-19, las entidades tienen que eliminar la comisión por retirar efectivo en los cajeros, que alcanza un 4% 
  • Mantener una cuenta corriente sin productos vinculados cuesta hasta 200 euros al año; mientras que la cuenta básica no es una alternativa real para los más vulnerables

comisiones - diario juridico

Las comisiones por incurrir en ‘números rojos’ en las cuentas corrientes se disparan en nuestro país, según los datos que ha recabado ASUFIN para elaborar su primer Estudio sobre Comisiones Bancarias, y llegan alcanzar tasas TAE (tasa anual equivalente, la tasa que da cuenta del coste anual que representa un producto) que en algunos casos superan el 10.000%.

En las actuales circunstancias, con restricciones de movimiento por la COVID-19, las entidades deberían eliminar la comisión por retirada de efectivo en cajeros ajenos a la red. Las comisiones alcanzan un 4% de media y ante la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, tendrían que ser eliminadas para facilitar que los clientes acudan a los cajeros más cercanos durante el periodo de confinamiento.

DESCUBIERTOS ABUSIVOS A PESAR DEL SUPREMO

El coste desproporcionado de los descubiertos se explica porque pueden imputar al cliente hasta tres cargos diferentes: los intereses de demora (mayores, cuanto mayor es el tiempo que tarda en saldar la deuda), la propia comisión por descubierto y una tercera, de reclamación del descubierto, que el Tribunal Supremo considera “abusiva” al considerar que no se trata de un servicio efectivo prestado al cliente.

Así, un descubierto de 300 euros mantenido durante 15 días puede acarrear un coste que va de los 45,91 euros que cobra BBVA, los 45,94 de Deutsche Bank o los 48,5 de Bankinter (entre los que imputan un menor coste) hasta los 68,94 euros que cobra Liberbank, los 67,91 euros que cobra Banco Santander o los 63,92 euros que cobra Bankia,  en la parte alta de la tabla. El resultado, un precio similar, en términos de TAE, a los minicréditos, superior al 10.000% en estos tres últimos casos. 

Es especialmente polémica la comisión por reclamación de posiciones deudoras que siguen manteniendo en sus folletos las entidades analizadas, a pesar de que el Tribunal Supremo, en su sentencia 566/2019 de 25 de octubre de 2019, anulase una cláusula de estas características por considerar que no representa un servicio real prestado al cliente. El cobro de esta comisión se hace efectivo a las 48 horas del descubierto y ronda unos 40 euros de media, desde los 30 euros de BBVA y Deutsche Bank hasta los 50 y 49 euros de Liberbank y Banco Santander. 

CUENTA BÁSICA

Un producto relativamente desconocido es la cuenta corriente básica, que tiene un coste de 3 euros mensuales para los clientes en general, o ningún tipo de comisiones a los clientes más vulnerables. Los requisitos son, en primer lugar, que los ingresos anuales de la unidad familiar no superen dos veces el IPREM (este límite varía en función de los miembros de la unidad familiar) y en segundo, que más allá de la vivienda habitual no se tenga derecho alguno sobre otros inmuebles ni sobre sociedades mercantiles.

El Banco de España advierte que “los bancos no solo se encuentran obligados a ofrecer este tipo de cuentas sin condicionar su contratación a la suscripción de otros servicios, sino también a darlas a conocer e informar sobre sus características”.

Considerando las actuales circunstancias, las condiciones tan favorables de la cuenta básica podrían suponer un alivio para las familias en situación de vulnerabilidad. Sin embargo, su aplicación se ve muy limitada en tanto que solo pueden acceder a esta tipo de cuentas aquellos que no sean titulares de otra cuenta corriente, circunstancia que expulsa a la práctica totalidad de quienes podrían beneficiarse. Un hecho que desde ASUFIN no alcanzamos a comprender y que supone en la práctica que apenas se comercialicen. 

Solo las cuentas corrientes con vinculaciones pueden suponer el ahorro del coste de mantenimiento. Por su parte, mantener una cuenta corriente sin vinculación adicional con la entidad, puede acarrear desde los 200 euros máximos al año que cobra Banco Sabadell a los 48 euros anuales de CaixaBank. Por encima de los 100 euros se sitúan BBVA, Deutsche Bank, Liberbank, Banco Santander, Bankinter y Bankia. Estas dos últimas entidades, cobran una comisión anual máxima de 150 euros y 168 euros, respectivamente.

MIRAR LA LETRA PEQUEÑA DEL CONTRATO

Para que la entidad bancaria impute una determinada comisión, el cliente debe estar informado. El Banco de España recuerda que las tarifas o precios de las comisiones bancarias son libres y pueden poner el precio que estimen oportuno, salvo en algunas que están limitadas por norma, como la cancelación o amortización anticipada de un préstamo hipotecario o de un crédito al consumo. Ahora bien, las comisiones bancarias y los gastos “deben responder a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”, advierte el regulador. Es decir, no pueden cobrar al consumidor por servicios que no haya solicitado o aceptado, ni que se hayan prestado efectivamente. 

Las entidades, según recuerda el Portal del Cliente del Banco de España, deben publicar en sus páginas de internet y en sus establecimientos comerciales, información sobre las comisiones habitualmente aplicadas a los servicios bancarios prestados con mayor frecuencia a sus clientes. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.