Como todos sabemos, la  banca en línea puede ofrecer muchos beneficios para los usuarios, desde poder abrir una cuenta sin comisiones hasta la posibilidad de realizar transacciones bancarias desde cualquier  lugar y en cualquier momento, sin la necesidad de visitar una sucursal física. Además, suele ofrecer una gran variedad de servicios, como transferencias de fondos, pago de facturas y verificación de saldos, todo ello desde la comodidad del hogar o  desde cualquier lugar con acceso a Internet.  Sin olvidar la accesibilidad que brinda las 24  horas del día, los 7 días de la semana.

ABANCA - diario juridicoEs por este motivo que no resulta extraño que cada vez sean más las personas que administren sus finanzas a través de la banca en línea. Sin embargo, esta comodidad conlleva el riesgo de sufrir delitos cibernéticos y la posibilidad de que la información personal y financiera se vea comprometida.

Los diferentes riesgos de la banca online

 Aunque la mayoría de los bancos en línea utilizan medidas de seguridad avanzadas para proteger la información de sus clientes, como la autenticación de dos factores y la encriptación de datos, existen amenazas que incluyen el phishing, el malware y el robo de identidad. 

  • El phishing, involucra a estafadores que se hacen pasar por entidades legítimas para obtener información confidencial, como credenciales de inicio de sesión o números de tarjetas de crédito.
  • El malware, se puede utilizar para robar información o para obtener acceso al sistema informático de un usuario. 
  • El robo de identidad, ocurre cuando la información personal de un individuo es robada y utilizada para abrir nuevas cuentas o realizar compras no autorizadas con la  tarjeta de debito y credito.

Las  violaciones de seguridad de alto perfil, como la violación de datos de  Equifax en 2017, son un recordatorio de la importancia de la protección  de datos y la seguridad cibernética. Estos incidentes resaltan la gravedad de los riesgos en línea y la necesidad de tomar medidas para  proteger la información personal y financiera.

Según  un informe de la Reserva Federal, el cibercrimen en el sector bancario  ha aumentado un 50% en los últimos años. Esto demuestra que los delincuentes cibernéticos están cada vez más sofisticados en sus técnicas y métodos de ataque. Es crucial que las instituciones  financieras y los individuos tomen medidas para protegerse contra estas amenazas.

Las mejores prácticas de seguridad de la banca en línea

Para mitigar todos los riesgos comentados anteriormente, los bancos han implementado varias tecnologías de seguridad con el fin de proteger los datos y las transacciones de sus clientes.

Las tecnologías de seguridad en la banca en línea se refieren a las herramientas y procesos utilizados para proteger la información y las transacciones personales y financieras de los clientes contra el acceso no autorizado y el fraude. No se puede subestimar su importancia, ya que los ciberdelincuentes están constantemente desarrollando nuevas tácticas para explotar las vulnerabilidades en los sistemas de los bancos. 

Algunas de las tecnologías de seguridad más comunes utilizadas en la banca en línea 

No cabe duda de que la seguridad es una prioridad en la banca en línea. Sin embargo, cabe añadir que que la ciberseguridad depende tanto de la entidad como de los usuarios y de las precauciones que estos tomen en su interacción digital.

Existen varias tecnologías  de seguridad que se utilizan para proteger los datos y las transacciones de los clientes. Algunas de las más comunes incluyen:

  1. Autenticación de dos factores o autenticación multifactor: la autenticación de dos factores es una técnica de  seguridad que requiere no solo una contraseña, sino también un segundo factor de autenticación, como una huella dactilar o un código enviado a un teléfono móvil. Esto ayuda a garantizar que solo las personas  autorizadas puedan acceder a la cuenta bancaria.
  2. Encriptación: la encriptación es el proceso de codificar información para que solo las personas autorizadas puedan leerla. Los bancos en  línea utilizan la encriptación para proteger la información del cliente, como el número de cuenta y las contraseñas.
  3. Cortafuegos: los cortafuegos son programas diseñados para prevenir el  acceso no autorizado a una red privada. Son imprescindibles a la hora de evitar que los hackers accedan a los sistemas informáticos.
  4.  Sistemas de detección de intrusiones: estas aplicaciones están diseñadas para detectar y prevenir ataques cibernéticos. 
  5. Certificados SSL: se trata de protocolos de seguridad que se utilizan para proteger la información que se transmite entre el navegador web del usuario y el servidor del banco. Estos certificados garantizan que la información se transmite de manera segura y que la  conexión es auténtica.
  6. Por otra parte, la gestión de contraseñas es un componente críticos de la seguridad de la banca en línea: las contraseñas deben ser complejas y únicas, y los usuarios deben evitar utilizar la misma contraseña para varias cuentas.
  7. Mantener actualizados el software y los programas antivirus, también puede evitar violaciones de seguridad. 
  8. De igual manera utilizando redes seguras y evitando las redes Wi-Fi públicas, es posible reducir aún más el riesgo de ciberdelincuencia.

Para terminar, solo resta recordar que los bancos también utilizan la transparencia y la comunicación con los clientes como recursos para generar confianza y garantizar que los usuarios conozcan las medidas de seguridad implementadas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.