La supervivencia de la humanidad en el planeta tiene una sola vía y es la ecología. En este sentido, no han sido pocos los esfuerzos por migrar definitivamente hacia una Europa 100% neutral en emisiones contaminantes; meta que se tiene prevista para el año 2050.

ecologíaMuestra de ello en España es el más reciente proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, un importante instrumento legal que, entre otros temas, destaca por las limitaciones en el uso y comercialización de plásticos descartables, como cubiertos, pajitas, bolsas oxodegradables, etc.

Así también, resalta la implementación de “impuestos verdes”, los cuales tienen la finalidad de disminuir el uso de productos plásticos, para prevenir la generación de residuos perjudiciales para el medio ambiente.

De esta forma, las empresas se enfrentan a un nuevo reto que no solo implica hacer uso eficiente de la energía y recursos disponibles, en el marco de la economía circular; sino además reducir al mínimo las prácticas contaminantes en el manejo y tratamiento de los desechos.

Plásticos de un solo uso: limitaciones y consideraciones

Con la finalidad de reducir paulatinamente los productos plásticos de un solo uso, se prohíbe a locales comerciales, hoteles, bares y afines, la distribución gratuita de envases no reutilizables (vasos para bebidas, recipientes para llevar comida, etc.).

Los consumidores podrán acceder a estos utensilios, pero será necesario pagar por ellos. Es decir, deben asumir un “impuesto verde” sobre su compra o consumo, el cual se verá reflejado como un ítem adicional en su factura.

En este sentido, se presentan muchas interrogantes para el sector hotelero y gastronómico, quienes, entre otras disposiciones, estarán obligados a ofrecer agua potable a sus clientes, sin costo adicional; o bien encontrar alternativas ecológicas al plástico.

Envases plásticos: lo que se va y lo que se queda

A propósito de esta Ley, algunos productos plásticos descartables estarán prohibidos en España, por lo que deben ser sustituidos por equivalentes ecológicos. Algunos de los artículos de uso cotidiano que serán retirados del mercado español son las pajitas, los platos y los bastoncillos; así como las bolsas u otros derivados del plástico oxodegradable.

Por su parte, la “transposición” hacia la adopción de estas medidas, también contempla una innovadora intervención en el diseño de los actuales envases de plástico. El ejemplo más importante es el de los vasos para bebidas, los cuales deberán fabricarse en una sola estructura, es decir, junto a su tapa.

Con estas medidas, se estima que se conseguirá la reducción del uso de plástico no biodegradable hasta en un 50% para el año 2026 y de un 70% para el año 2030, con respecto a las proyecciones para el año 2022.

Mucho más que una Ley Verde

Sin duda, esta es una de las leyes más esperadas por el movimiento ecologista español y por los sectores que apuestan por la economía circular como alternativa medioambiental para reducir las emisiones y preservar la vida en el planeta.

En resumen, esta nueva Ley va en la línea de seguir promoviendo la implementación de actividades preventivas, la reutilización y el reciclaje, para lo que no hay que olvidar que es necesario adaptar los residuos, por ejemplo usando una compactadora de PET, reduciendo así el impacto global de las actividades comerciales.

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.