Compañías y gobiernos de mercados emergentes han captado financiación a un ritmo sin precedentes, aprovechando los rendimientos más bajos hasta la fecha.

El rendimiento del índice de referencia, EMBI Global Diversified de JPMorgan, tocó mínimo histórico este año, al 6,22%, el 17 de marzo.

El rendimiento de este índice bajó 33 puntos básicos, hasta superar en sólo 253 puntos básicos (un 2,53%) el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos de plazo semejante. Patrick David Bengzon, que gestiona 11.800 millones de dólares en Jyske Bank, espera que el diferencial caiga a 200 puntos básicos en 2010.

Esta situación está siendo aprovechada por economías desde América Latina al Sudeste asiático, pasando por Europa del Este.

Las economías en vías de desarrollo se expandirán un 6% este año después de haber crecido un 2,1% en el 2009, en tanto los países avanzados tendrán un crecimiento de un 2,1% después de haberse contraído un 3,2% en el 2009, según pronósticos del Fondo Monetario Internacional.

Las finanzas públicas están más saneadas. La deuda de Gobiernos de mercados emergentes se mantendrá alrededor de los niveles de 2007 este año, en un 39,6% del producto interno bruto, mientras el endeudamiento se disparará en los países avanzados al 106,7% desde el 78,2%, según los cálculos del FMI, con sede en Washington.

«Sigue habiendo valor en los créditos de los mercados emergentes», dijo Peter Marber, director en Nueva York de deuda y divisas de mercados emergentes en HSBC Global.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.