El 21% de los españoles, en cambio, incrementaría el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y sólo un 7% de los encuestados prefiere un aumento general del impuesto de la renta.

A pesar de todo, el 81% de los encuestados piensa que no se deberían subir los impuestos en la actual situación, aunque el 17% aceptaría una subida si ésta se destinase a la creación de empleo y el 14% si fuera a parar a los desempleados o a los colectivos más desfavorecidos.

Aún así, el 69% está en desacuerdo con la medida, sea cual sea el destino de los fondos recaudados.

El estudio asegura que los españoles también contemplan la posibilidad de adoptar medidas de ahorro alternativas a la subida de impuestos, ya que el 65% de los usuarios piensa que se podría disminuir el gasto público reduciendo el número de ministerios.

La eliminación de subvenciones superfluas también es una posibilidad que el 61% ve con buenos ojos, mientras que el 56% despediría a una parte de los funcionarios.