Maria Tello ganó su mejor pleito; la lucha contra la discriminación de la mujer”; con esas palabras Luis Marti Mingarro, otrora decano del ICAM durante muchos años, conocedor del trabajo de la letrada en los años cincuenta de nuestro país y ahora presidente de la UIBA, glosaba la figura de esta profesional que Scevola otorgaba su premio X Premio Scevola 2011 a la “Ética y Calidad de los Profesionales. Acto, pues emotivo en el ICAM este miércoles por la noche, en el que por una indisposición de última hora, la galardonada de 97 años de edad no pudo acudir a esta cita. Si lo hijo, Almudena, una de sus hijas que recogió el premio de manos de Antonio Hernández-Gil, decano actual del colegio madrileño (En la foto, con Lupicinio Rodríguez, presidente de Scevola

Fue un acto lleno de emociones, donde descubrimos la labor callada de Tello en pro de los derechos de la mujer; su trabajo de letrada compaginado con su actividad en el MInisterio de Agricultura y su posterior ingreso en la Comisión General de Codificación, siendo la primera mujer que optaba a un puesto de esta relevancia. Allí precisamente coincidía con un personaje clave en su carrera que no fue otro que Antonio Hernández-Gil, padre, presidente de las Cortes en la transición franquista y luego con posterioridad, en la década de los ochenta del Tribunal Supremo y el CGPJ

En este acto, Lupicinio Rodríguez presidente de Scevola, entidad que conmemora sus primeros quince años de vida, explicó a los asistentes el funcionamiento de esta asociación; una de las de mayor prestigio en el campo del derecho, abogacía y ética. “Realmente somos una entidad bastante plural en cuanto a nuestras ideas; ese es uno de nuestros lemas. Otro, tiene que ver con reivindicar el ejercicio de la abogacía de forma profesional con la distancia adecuada con los clientes”. En este sentido, señaló el progreso que se había generado en estos últimos años sobre las relaciones entre jueces y abogados, ahora al parecer menos conflictivas que hace unos años.

Fue Luis Marti Mingarro, abogado, quien poco antes de iniciar ese acto, nos comentaba que preparaba su viaje a Panamá, de cara al X Congreso de la UIBA, entidad de abogados latinoaméricanos que preside, quien glosó la figura de Maria Tello. Lo cierto que escucharle siempre es una delicia por la calidez de sus palabras y la entonación que ofrece en todas y cada una de sus ciudadas exposiciones: “Es y ha sido una profesional comprometida con su tiempo, en unos momentos difíciles para reivindicar los derechos de las mujeres”. También señaló sus trabajos en la citada Comisón de General de Codificación y su posterior encuentro con Antonio Hernández-Gil, padre, del que ya hemos hablado.

Por su parte, Antonio Hernández-Gil, actual decano del ICAM tuvo palabras de elogio para la homenajeada, tras la entrada de la escultura a la hija allí presente- No puedo dejar de comentar la relación de su padre con Tello y cómo se vivia en aquellos años el trabajo de esta esforzada letrada y que dos años antes el propio colegio madrileño habia sido el lugar elegido para presentar su obra «La lucha por la igualdad jurídica de la mujer». En su opinion, es un referente para otras generaciones :”Creo que su actuación está muy cerca del compromiso del abogado con la sociedad y de la responsabilidad social de la abogacía que tanto se habla de ella”, comentó

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.