Seis comunidades autónomas registraron el pasado año un incremento de las deudas de inquilinos superior al de la media nacional, encabezadas por Andalucía, donde se elevó un 21,10%, hasta sumar un importe medio de 4.526 euros.

Después se situaron Castilla-La Mancha, donde la mora de los arrendamientos creció un 20,9%, hasta 5.964 euros; la Comunidad Valenciana, con un 17,8% (5.565,5 euros); Aragón, con un 16,3% (3.126,6 euros); Madrid, donde se elevó un 15,9% (14.254 euros) y Cataluña, con un aumento del 14,8% (7.995 euros).

En el lado opuesto, entre las regiones donde menos creció la deuda de los inquilinos figuran La Rioja, con un aumento del 1,9%, Asturias (2,27%), Cantabria (3,06%), Castilla y León (4,86%) y Canarias (5,61%).

Las comunidades donde se registra una mayor morosidad media por arrendamientos son Madrid (14.254,41 euros), Murcia (12.078 euros), Baleares (11.065 euros) y País Vasco (8.541,33 euros).

Las regiones que cerraron 2009 con una menor deuda media por alquileres urbanos son Asturias, con un ratio de 3.125 euros; Aragón (3.126,5 euros), La Rioja (3.201 euros) y Extremadura (3.254 euros).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.