Senadoras advierten que la cuarentena está impactando fuertemente en la salud física y emocional de las trabajadoras del país.

Senadoras, especialistas y funcionarias del Gobierno Federal, coincidieron en la necesidad de priorizar la salud mental, emocional y física de las mujeres y niñas, durante la cuarentena.

En este período se destaca el impacto de la sobrecarga laboral, el aislamiento social, la crisis económica y el miedo al contagio de Covid-19 en las mujeres.

Martha Delgado Peralta, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, expresó que es una crisis que exacerba las desigualdades que las mujeres históricamente padecen.

Delgado Peralta indicó que en México las mujeres trabajan 39 horas semanales en las tareas del hogar, frente a las 14 que hacen los hombres; y de los 2.2 millones de personas que se dedican al trabajo doméstico, 90 por ciento son mujeres.

La pandemia tiene efectos diferenciados en la salud mental de las poblaciones vulnerables. La crisis, puntualizó, nos permitirá replantear muchos temas que tienen que ver con el género.

Durante el Cuarto Conversatorio Digital sobre la Situación de las Mujeres y Niñas ante el COVID-19, que se llevó a cabo a través de medios digitales, aseguraron que esta situación de aislamiento provoca una mayor carga laboral para las mujeres.

Las trabajadores, en época de Covid-19, además del trabajo remunerado, también deben atender labores domésticos, educativas y cuidado de personas enfermas.

Martha Lucía Micher Camarena, presidenta de la Comisión Para la Igualdad de Género, advirtió que la cuarentena tiene un impacto diferenciado en las mujeres y destacó lo fundamental analizar el trabajo desde casa con perspectiva de género.

Resulta que durante el lapso de confinamiento se exige el mismo rendimiento – o incluso mayor –  en sus trabajos, y ante el cierre de escuelas y guarderías, las mujeres son las encargadas de las tareas de educación.

La sobrecarga laboral, el aislamiento social, la crisis económica de las familias y el miedo a contagiarse del virus, obliga a las autoridades a analizar la situación emocional de las mujeres.

Por su parte, la senadora Blanca Estela Piña Gudiño del espacio Morena coincidió en que el actual problema sanitario, la situación de precariedad social y el escenario de violencia doméstica, afecta directamente la salud mental de las mujeres trabajadoras.

Además, señaló que las crisis tienen un rostro femenino porque cuando el ingreso se reduce, son ellas quienes cuidan el dinero, educan y procuran el bienestar de las familias.

Durante la pandemia, insistió, dedican tiempo al cuidado de personas, actividades educativas, trabajo remunerado y labores domésticas.

Por otro lado la senadora Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano, resaltó la necesidad de impulsar una distribución del trabajo con perspectiva de género y generar consciencia social de la gran labor que realizan las mujeres al interior de los hogares durante esta pandemia”.

Además, comentó que se debe promover la capacitación de mujeres hacía las opciones de empleo y oportunidades que la pandemia está generando.

Fuente: Comunicación Senado de la República de México

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.