En el Senado mexicano ya están proyectando una reforma en favor de las personas con condición del espectro autista.

El trastorno del espectro autista es una afección relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación.

Uno de cada 115 mexicanos nace con este trastorno y, aunque pueden vivir de manera independiente, hay casos agudos que tienen un alto nivel de dependencia familiar y social, y que sufren una discriminación frecuente por parte de la sociedad, principalmente resultante del desconocimiento.

Es posible que quienes tienen un TEA se comuniquen, interactúen, se comporten y aprendan de maneras distintas a otras personas. Las destrezas de aprendizaje, pensamiento y resolución de problemas de las personas con TEA pueden variar; hay desde personas con muy altos niveles de capacidad (dotadas, o gifted en inglés) y personas que tienen muchas dificultades.

Frente a esta realidad, la senadora Nancy de la Sierra Arámburo advirtió que la Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista no contempla un espacio para la participación de las organizaciones representativas de este grupo poblacional en la Comisión intersecretarial encargada de promover y coordinar la defensa de sus derechos.

Por ello, la legisladora propuso reformar dicha legislación para que la Comisión Intersecretarial para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista convoque a las organizaciones representantes de las personas con esta condición, a participar en sus trabajos y reuniones, así como a manifestar su opinión y propuestas.

En la sesión ordinaria celebrada a distancia, De la Sierra Arámburo explicó que las personas con autismo enfrentan barreras para llevar una vida digna, plena y en condiciones igualitarias con el resto de los ciudadanos.

Con este contexto, la propuesta pretende asegurar la inclusión de este sector en las decisiones que les afectan directamente, bajo la premisa de que ellas puedan determinar cuál de las instituciones o medidas puede salvaguardar mejor sus derechos.

Agregó que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, a través de sus metas 10.2 y 16.7 busca promover la inclusión social de las personas con discapacidad, garantizado la adopción de decisiones incluyentes y representativas que respondan a sus necesidades.

Por otro lado, remarcó que la participación de las organizaciones es una obligación internacional que debió cumplirse desde hace muchos años, a fin de brindar dignidad a las y los mexicanos con autismo.

La iniciativa fue turnada a las comisiones unidas de Desarrollo y Bienestar Social y de Estudios Legislativos, para su análisis y dictaminación.

Fuente: Prensa Senado de la República de México


Si te ha gustado esta noticia, suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de la actualidad jurídica más relevante.

[mc4wp_form id=”114418″]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.