miquel rodriguez okLa Conselleria de Justicia de Catalunya ya ha hecho oficial que recortará de nuevo los módulos del turno de oficio. Dicho de otro modo, se reducen las retribuciones para los abogados que prestan asistencia jurídica a aquellos que no tienen medios suficientes para litigar. Se trata del tercer tijeretazo consecutivo después de reducir en un 5 por ciento las ayudas tanto en 2011 como 2012. Desde el Consejo de Colegios de Abogados de Catalunya aseguran estar indignados, alertan que no pueden soportar durante mucho tiempo una situación que ya califican de mera supervivencia y ya anuncian réplica: presentan recurso ante la propia Conselleria y posteriormente, ante los tribunales.

El presidente del turno de oficio del CICAC – el Consejo de Colegios de Abogados de Catalunya – , Miquel Rodríguez Zamora, lamenta que se reduzca una partida que, asegura, ya era insuficiente. “Hay que tener en cuenta que para un proceso matrimonial – si hay división de patrimonio – en el turno de oficio se cobra 401 euros mientras que en el sector privado la retribución oscila entre los 4.000 y los 5.000 euros”.

La denuncia a la Conselleria de justicia catalana es un capítulo más dentro de las medidas de presión emprendidas por los distintos colegios que hace tiempo que alertan que los recortes en los servicios de asistencia jurídica gratuita no sólo afectan a la retribución digna y a plazo de los letrados de este país sino que también debilitan cada vez más uno de los pilares del sistema de justicia español

¿Cómo habéis recibido este nuevo recorte?

Con indignación, otra vez. Es otra rebaja del 3 por ciento. En 2010 se congelaron los módulos, en 2011 y 2012 hubo un recorte del 5 por ciento. Y ahora nos vuelven a rebajar un 3 por ciento lo que van a cobrar los abogados. En total, en los últimos tres años el tijeretazo es del 13 por ciento, y si a eso le sumas el IPC que no se nos ha aplicado entre 2010 y 2012 supone un 10 por ciento más de recorte, de manera que en los últimos años el recorte para este colectivo es de alrededor del 23,4 por ciento, sumando las rebajas en los módulos y la no actualización de la calidad de vida.

¿Qué os dicen desde la Generalitat?

Que no hay alternativa. Que hay que rebajarlo sí o sí. Pero el 2010 el gasto de la Generalitat para el turno de oficio fue exactamente de 57.755.000 euros. En 2012 bajó a 51.076.000 euros. Hemos bajado 6.7 millones de euros. Y cada año es un poco más, aunque siempre nos dicen que es el último año. Y llega un momento en el que no podemos más. Nuestra respuesta es de rechazo e indignación. Además, vamos a recurrir esta decisión. Ayer se celebró un pleno donde se acordó que se haría primero un recurso de reposición y después al contencioso. No podemos mantener esta situación de supervivencia.

De hecho ya hay recursos presentados por los anteriores recortes, ¿no?

Sí, en 2011 y 2012, pero en este caso el contencioso lleva su camino. Presentamos primero el recurso ante la propia conselleria que no lo aceptó, y fuimos directamente al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que todavía no ha resuelto estos recursos.
El plenario del Consejo ha decidido recurrir de nuevo esta decisión, y la semana que viene lo presentaremos. Además, vamos a pedir la suspensión cautelar, aunque nos dirán que no, ya contamos con eso.

Y en este momento de recortes, parece curioso que cada vez son más los letrados que trabajan en el turno de oficio…

Bueno, en tiempos de crisis el turno de oficio es una bolsa de trabajo. Si hace un tiempo había poco más de 4.000 abogados, ahora la cifra ya supera los 6.500. La crisis cada vez se agudiza más, y eso implica que haya menos trabajo en muchos bufetes, muchos despachos han bajado mucho su facturación y la ley de tasas agrava la situación porque conduce a muchas personas a desistir de la demanda. Ahora hay más abogados porque se ven obligados a recibir a esta “ayuda” que puede ser el turno de oficio.

Y por otro lado, las dificultades que atraviesan muchos ciudadanos hace que haya más peticiones al turno de oficio, lo que puede dar trabajo a los letrados. Si bien es cierto que se han reducido los casos en la jurisdicción penal, al mismo tiempo han subido los casos de civil – por las ejecuciones hipotecarias, desahucios, etc-.

¿Y esa carga de trabajo en materia civil por el drama de los desahucios implica una saturación del turno de oficio?

De momento no. Con el turno de oficio existe el llamado Servicio de Orientación Jurídico. Cualquier persona que quiera una abogado debe dirigirse al SOJ de cada colegio. Este servicio sufrió también recortes hace dos años, y se congelaron las partidas el año anterior. ¿Esto qué significa? Que si tienes menos abogados para esta primera consulta, puede haber momentos en los que repunte el tiempo de espera para la primera consulta.

No es un problema porque en estos casos de desahucio el justiciable es la parte demandada. Cuando recibe la demanda, este se dirige al Colegio de Abogados y rellena un formulario para solicitar un letrado, y automáticamente se paraliza el plazo hasta que el colegio no le asigne abogado. Y por tanto no puede estar penalizado si le toca esperar uno o dos meses.

No afecta en este sentido. Lo que sí afecta es a quien quiere poner demanda. Porque puede tener que esperar uno o dos meses. Pero no podemos hacer más. Nosotros tenemos que trabajar con los recursos que nos ofrecen, con las subvenciones que recibimos.

Los recortes que sufren los abogados afectan de algún modo al servicio que recibe el usuario en el turno de oficio?

De momento no afecta. Ahora estamos pendientes del borrador de anteproyecto de ley de asistencia jurídica gratuita. Actualmente nos regimos por la ley 1/1996, y ahora el Ministerio de justicia prepara una nueva ley. En principio, por lo que conocemos, la intención es que más gente pueda acceder al turno de oficio, pero por otro lado, quieren rebajar los módulos. Y aquí se abre una lucha, porque en el caso de Catalunya – junto con otras comunidades autónomas – hay competencias transferidas, de manera que es la Conselleria de Justicia quien marca los baremos. Ahora lo que se pretende es que haya módulos generales para toda España.

¿No sería justo que todos los abogados cobraran lo mismo?

No es lo mismo lo que cuesta la vida aquí que en otras ciudades. Con todos mis respetos, no es lo mismo vivir en Barcelona que en Logroño. Aquí es más caro. En cualquier caso yo creo que lo que se debe hacer aquí es luchar por las competencias, nosotros y los compañeros de otras comunidades.

¿Cree que existe sensibilidad por parte de la ciudadanía hacia un colectivo como el de la abogacía que tradicionalmente han vivido de manera confortable?

Creo que la abogacía, a veces, es una profesión muy cerrada. Y desde fuera parece una profesión “de casta”. Ahora mismo hay abogados que lo están pasando mal y nosotros lo sabemos. Y hay colegios que tienen una bolsa para el abogado que llega a los 70 años y no puede sobrevivir con la jubilación. Había sido a lo mejor un gran abogado y se le tiene que ayudar, ya sea a pagar el alquiler, la luz o el gas. Llegamos a esta situación. Desde fuera no sé si la ciudadanía es consciente. Pero creo que todo el mundo conoce o puede conocer a alguien que se dedica a la abogacía, y saben cuál es la situación.

1 Comentario

  1. El problema es que cada vez se rebajan más los requisitos para acceder a la Justicia Gratuíta. Con los baremos actuales es dificil encontrar alguna persona que no tenga derecho a ella, con lo cual, RESULTA INSOSTENIBLE, por tanto, los abogados vamos a financiar los excesos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.