Reconoce que una profesión como la de la abogacía desde que concluye sus estudios universitarios está siempre actualizándose desde el punto de vista intelectual. “Hay que darse cuenta que cada día el BOE publica nuevas normas que hay que conocer y saber entender”, explica Pere Huguet, vicepresidente del CGAE y vinculado a ENATIC como vicepresidente de honor. Por este motivo, indica que la adaptación de este colectivo profesional al cambio tecnológico sufrido por la irrupción de Internet, primero y, con posterioridad, las redes sociales, “ha sido mejor que otras profesiones liberales de su mismo entorno”. Tecnología; el ejercicio de la profesión de abogado y otras cuestiones forman parte de esta conversación que mantuvimos en el stand del máximo organismo de representación de los letrados españoles en la última edición del SIMO, abierta en esta ocasión a la justicia y sus innovaciones tecnológicas. “Ha llegado el momento de desarrollar la justicia electrónica en nuestro país”, subraya.

El expediente electrónico en la Justicia fue uno de los temas claves en la parte de las conferencias del último  SIMO. El propio Pere Lluis Huguet, destacó las ventajas para los ciudadanos y la Justicia de la aplicación de las nuevas tecnologías al servicio de asistencia jurídica gratuita, en una mesa en la que compartió cartel con ; Cesar Belda, decano del Colegio de Notarios de Valencia y consejero delegado de ANCERT; Jesús C. Escobar, representante del Colegio de Registradores de la Propiedad, y por último, Javier Carlos Sánchez García, decano del Colegio de Procuradores de Galicia. Huguet presentó el Expediente Electrónico de Justicia Gratuita en el que el Consejo General de la Abogacía Española lleva trabajando desde el año 2003. Con él, se han optimizado los recursos de los 83 Colegios y se ha conseguido gestionar fácilmente la Justicia Gratuita que es un derecho de todos los ciudadanos: “la interoperabilidad es posible respetando las competencias de cada Colegio y utilizando racionalmente los recursos”, comentó a los asistentes

A lo largo de esta jornada se pudieron conocer los desarrollos de diferentes colectivos profesionales en materia de innovación tecnológica. Jesús C. Escobar presentó el proyecto de modernización de los Registros de la Propiedad y Mercantiles y la mejora de las bases gráficas, que se encuentran en Geobaseweb. El uso de bases graficas para definir las fincas como objetos de propiedad es el primer punto del trabajo de un registrador y requiere gran claridad. Las Nuevas técnicas de trazado y visualización cartográfica y topográfica están avanzando por buen camino además del dialogo entre Registro y Catastro que tan importante consideró Escobar.

Seguidamente Javier Carlos Sánchez García presentó la Plataforma Tecnológica de los Procuradores directamente relacionada con la Administración de Justicia. LexNet, según apuntó Javier Carlos, es el embrión de la plataforma de los procuradores SIRENO (sistema reenvio notificaciones). Con esta herramienta se asegura el transcurso de las notificaciones, permite un control de la notificación desde que salen del juzgado hasta que llegan al colegio de notarios y agiliza el trabajo de las partes.

Por último Cesar Belda habló de ANCERT y de la reutilización de los datos notariales por las Administraciones públicas. Belda ha asegurados que “los notarios fueron los primeros en darse cuenta de la necesidad de casarse con las Nuevas Tecnologías”. La necesidad de comunicar las escrituras y extraer la información de las éstas fue lo que animó a iniciar la modernización. Ancert. Agencia notarial de certificación lo está haciendo posible con sus aplicaciones telemáticas de las cuales destaca la firma electrónica reconocida notarial.

Al final de esta conferencia, pudimos abordar a Pere Huguet y conversar con él sobre los aspectos más destacados que tienen que ver con las tecnologías y el derecho.

En un rincón del stand de Abogacía Española mantenemos esta conversación, a la vez que observamos la presencia de otros destacados miembros de ENATIC, como Carlos Sáiz, socio de Ecix;  Rodolfo Tesone, su actual presidente o  Francisco Pérez Bes o  Ignacio Martínez San Macario que junto con Francisco Muro, dircom del CGAE aparecen en la foto que a continuación se reproduce al final de la entrevista   (ver segunda foto)

Sr Huguet, ¿Qué le han sugerido las palabras del Ministro Gallardón sobre la importancia de la tecnología como clave para la modernización de nuestra justicia?

Son declaraciones reiterativas que tienen su importancia. Pero creo que es fundamental ir a la práctica y trabajar en este sentido porque vamos con un retraso importante. Ha llegado ya el momento de desarrollar de forma coherente lo que se entiende por justicia electrónica en nuestro país.

En este sentido es fundamental que desde la propia oficina Aegis del Ministerio de Justicia se definan con claridad los criterios de interoperabilidad  de un sistema como Lexnet, al que puedan agregarse otras aplicaciones de las diferentes comunidades autónomas con competencias transferidas en Justicia

¿No teme que con la actual crisis económica las inversiones en tecnología queden paralizadas a corto y medio plazo?

Hay que darse cuenta que efectivamente la tecnología tiene un coste pero en estos momentos, más que el coste, es fundamental contar con sentido común  de cara a ser interoperables como le comentaba anteriormente.

Al final está claro que el dinero es importante pero no lo es todo si se logran definir unos criterios de actuación razonables en el campo tecnológico

En este contexto es fundamental que se desarrolle y aplique de forma clara  La Ley Reguladora del Uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la Administración de Justicia, aprobada a finales del pasado año.

Sus objetivos pretenden regular los aspectos básicos del derecho a la utilización de las tecnologías de la información por parte de los ciudadanos y profesionales en sus relaciones con la Administración de Justicia, así como establecer las condiciones necesarias para poder tramitar íntegramente en formato electrónico todos los procedimientos judiciales.

Es evidente que el CGAE a través de Red Abogacía ha sido la entidad jurídica pionera en el campo de las tecnologías y que esta fórmula de tener una sociedad tecnológica la han seguido notarios, procuradores o registradores..

Es fundamental para cualquier corporación profesional que quiera estar al dia apostar por las nuevas tecnologías. En el caso nuestro, hemos sido pioneros en poner en común los recursos de todos los Colegios de Abogados que existen en la actualidad para desarrollar una plataforma común tecnológica a su servicio.

De esta forma, la plataforma diseñada desde Red Abogacia respeta perfectamente las características de cada institución colegial. Con ella hacemos un uso racional del dinero que los colegiados ponen en nuestras manos

En este contexto, ¿Cuál debe ser el papel de la abogacía en este proceso de modernización desde el punto de vista tecnológico?

Lo primero que quiero comentarle es que cualquier desarrollo nuestro siempre tiene en cuenta los criterios de interoperabilidad que se marcan.

En ese sentido, le recuerdo nuestra proyección europea en diferentes actividades y cómo nos hemos podido adaptar a ese entorno de forma interactiva.

Esto ha hecho que hayamos podido adaptarnos a otras plataformas europeas relacionadas con la administración de justicia y con otros colectivos profesionales con los que mantenemos relaciones estrechas de colaboración.

Hablando de Europa, SIMO ha servido para presentar el proyecto europeo E-codex, donde el CGAE colabora…

Somos un socio de la CCBE, Consejo Europeo de Colegios de Abogados, y desde este entorno tenemos una participación directa en esta iniciativa de cooperación europea.

Es lógico que si Europa quiere crear un espacio común europeo, resulte fundamental que las resoluciones judiciales y las comunicaciones entre profesionales de la administración de justicia de diversos países, sean ágiles gracias al uso de la tecnología.

Es como si se fuera a crear un mercado único digital jurídico, donde la propia justicia europea es interoperable desde su vertiente tecnológico.

Si hemos logrado el tráfico de personas; el de mercancías hay que apostar por fomentar ese espacio jurídico único. Dése cuenta que un procedimiento judicial puede empezar en un país y acabar en otro.

En el futuro, confiemos en que cualquier ciudadano europeo que tenga que declarar en un país de los 27 no tenga que acudir a ese lugar para declarar y su testimonio se pueda recoger desde el país de origen por videoconferencia

Para que usted lo entienda mejor, este proyecto e-codex es una extrapolación de Penalnet, una iniciativa que impulsamos desde el CGAE para unir a abogados penalistas de diferentes países europeos, cuyo éxito visto desde la distancia parece evidente

¿De qué forma ha cambiado la forma de ejercer la abogacía con la llegada de internet y las redes sociales?

No creo que en su esencia haya cambiado de forma notable su ejercicio. Creo que los principios básicos de ejercicio de la abogacía son muy similares a los actuales.

Lo que sí esta claro es que hay otros medios de comunicación, entre ellos las redes sociales, que permiten mejorar la comunicación de los ciudadanos.

¿Resulta caro para un despacho de abogados apostar por la tecnología como elemento de progreso?

La verdad que no hablamos de cantidades importantes para desarrollar una actividad tecnológica que ayude a impulsar la actividad de ese bufete.  Crear una web en condiciones o estar en redes sociales a través de una política diseñada por cada firma no debe ser un coste elevado para ningún despacho.

En el caso de las redes sociales, se trata sobre todo de oportunidad y tiempo que le vas a dedicar a esa presencia de tu despacho en ese entorno digital.

Lo fundamental en este caso es saber que hay un nuevo uso deontológico de tus valores como abogado en las propias redes sociales.  Le pongo un ejemplo, mañana tengo un juicio y un día antes me pide en la red social Facebook la parte contraria que seamos amigos.

Es evidente que ante este tipo de situaciones que surjan debe ser los colegios profesionales quienes den soluciones a estas situaciones que surjan, sobre todo adaptando los códigos deontológicos a las nuevas realidades como son las propias redes sociales.

¿Qué riesgos legales son más evidentes para el profesional que utiliza las redes sociales?

A la hora de contestar esa pregunta tenemos que hablar del secreto profesional y todo lo que le rodea. En este sentido, no es del todo recomendable mantener conversaciones con tu cliente via redes sociales, sobre todo porque pueden tener problemas de seguridad, tal y como ha pasado con Facebook hace unos días.

El abogado debe tener un especial cuidado en el uso del secreto profesional cuando emplea las nuevas tecnologías. En este sentido, el documento que hemos preparado en colaboración con la AEPD, relacionado con el cloud computing, la ya famosa nube, deja claro la forma de actuar que debe tener el profesional jurídico. Se trata de trabajar en esa nueva dimensión salvaguardando el secreto profesional del que estamos hablando.

La tecnología está en auge y los abogados como usted han empujado y constituido ENATIC, como asociación de juristas expertos en derecho y tic…

La sociedad evoluciona, y con ellos el mundo de la abogacía, Si en el siglo XIX ,los despachos colectivos podían estar centrados en el desarrollo de censos, el propio desarrollo de nuestro entorno social y tecnológico hace que sea impensable que ningún bufete tenga su experto en tecnología. Contratamos y desarrollamos aplicaciones por Internet

En este contexto ENATIC quiere ser el foro de abogados expertos en nuevas tecnologías y derecho de la información donde se discutan los temas de interés sobre esta cuestión.