Con esta suman dos extradiciones de este tipo en menos de seis meses.

Detenido en Valencia en 2006, Murat Gasáyev está acusado por la fiscalía rusa de varios delitos de terrorismo. Entre otros actos formó parte, al parecer, del ataque perpetrado por medio centenar de guerrilleros chechenes en junio de 2004 contra el arsenal del Ministerio del Interior en Nazrán, operación que dejó un centenar de muertos.

La responsable de Política Interior de Amnistía Internacional, Virginia Álvarez, denuncia que en los últimos seis meses España “ha violado, al menos en dos ocasiones, el principio de no devolución del derecho internacional, que no admite excepciones y que prohíbe devolver a una persona a un país donde haya riesgo de torturas y malos tratos”.

Esos dos casos, según la portavoz de AI, son el del sirio Basel Ghalyoun, extraditado a Siria el 22 de julio tras haber sido absuelto por el Tribunal Supremo español en el proceso por los atentados del 11 de marzo de 2004, y el del chechén Murat Gasáyev, entregado esta semana por la Justicia española a Rusia.

En su opinión, el Gobierno español “no debe devolver a ninguna persona, independientemente de su condición, a una situación donde pueda sufrir torturas y otras violaciones graves de derechos humanos, de acuerdo con las denominadas garantías diplomáticas que no son más que papel mojado y que se ha demostrado que son prácticamente imposibles de cumplir”.

Álvarez recordó que tanto el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas como el Comité Europeo correspondiente han rechazado la petición de supervisión en el caso Gasáyev, formulada por las autoridades españolas, ya que “no querían entrar en este juego de violación del principio de no devolución”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.