La Sala Primera del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de un exmarido, confirmando así la decisión de la Audiencia Provincial de Las Palmas que reconoció el derecho de su exmujer a percibir una pensión compensatoria por desequilibrio mientras no obtuviera empleo. La Sala entiende que con esta solución se fijó la pensión con carácter indefinido y que la eventual obtención de empleo es tan solo una circunstancia a tomar en cuenta a la hora de solicitar su extinción por alteración sustancial de las circunstancias determinantes para su reconocimiento.

En el pleito origen del recurso la mujer solicitó una pensión compensatoria por importe de 800 euros al mes. Tanto el Juzgado como la Audiencia accedieron a concederla, a cargo del esposo, pero limitada a la cantidad mensual de 120 euros y condicionada a que la beneficiaria no encontrara trabajo.

 El exmarido impugnó este pronunciamiento en casación defendiendo que, en las circunstancias concurrentes, de concederse la pensión, debería haberse fijado un límite temporal, no siendo correcto hacer depender su mantenimiento de una circunstancia –la obtención de trabajo- exclusivamente dependiente de la voluntad de la perceptora. El Supremo rechaza esta argumentación y confirma la sentencia apelada.

  En la sentencia, de la que es ponente el presidente de dicha Sala, D. Juan Antonio Xiol Ríos, se argumenta en contra de la tesis defendida por el recurrente acerca de que la temporalidad de la pensión es tan solo una posibilidad por la que puede optar el órgano judicial. Tampoco permite revisar en casación las conclusiones alcanzadas por el tribunal de apelación, tanto para justificar su carácter vitalicio como su temporalidad, a no ser que el juicio prospectivo sobre la posibilidad de superar el inicial desequilibrio en función de los factores concurrentes se muestre como ilógico o irracional, o que se asiente en parámetros distintos de los apuntados por la jurisprudencia en torno al artículo 97 del Código Civil.

En relación con la cuestión atinente a la solución de condicionar la percepción a la obtención de empleo, la Sala aduce que ha de entenderse que con ello la Audiencia no quiso sino expresar su voluntad de no establecer límites temporales, fijando la pensión compensatoria a favor de la esposa con carácter vitalicio. Para ello, considera que si el juicio prospectivo hubiera llevado a la Audiencia a la conclusión de que la esposa podría obtener trabajo en un plazo determinado, lo hubiera señalado expresamente. Si no lo hizo, ha de interpretarse que fue debido a que las circunstancias personales de la esposa -en particular su edad y estado de salud-, constituían serias dificultades a la hora de incorporarse al mercado laboral.

Para la  Sala, la pensión compensatoria no es un instrumento o mecanismo de previsión anticipada de necesidades futuras, ni es posible al órgano judicial condicionar el reconocimiento de la pensión a una eventualidad futura como la pérdida de empleo, ni la futura obtención del mismo puede valorarse anticipadamente como condición que permita privar del derecho a la beneficiaria que acceda al mercado laboral.

Por estas razones, de acontecer esta última circunstancia –obtención de empleo por la beneficiaria de una pensión compensatoria-, la misma ha de valorarse como un cambio de las circunstancias determinantes del desequilibrio que motivaron su reconocimiento al objeto de que el obligado a pagarla –en este caso, el exmarido- pueda solicitar la extinción del derecho por cambio de circunstancias, en particular, por la desaparición del desequilibrio que lo motivó

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.