Sebastian Muriel, vicepresidente de desarrollo corporativo de Tuenti ( a la izda de la imagen)  y Raúl Rubio,  (en el centro) abogado especialista en Baker & Mackenzie en nuevas tecnologías, fueron los dos ilustres ponentes que impartieron la primera charla del curso que bajo el titulo “Negocios online y redes sociales. Análisis jurídico de las claves del negocio” del IE law school arrancará el próximo mes de octubre. El cambio sociológico y la necesidad de diseñar una política de riesgos fueron dos de los mensajes que recibió el auditorium sobre este asunto

En su intervención Muriel, apoyado en una trabajada presentación, indicó que “el cambio y la velocidad de los mismos puede llegar a perder la conciencia de lo que hacemos”. Desde su punto de vista la eclosión de las redes sociales, es, sobre todo un cambio sociológico que obliga a las personas a saber comunicar en red y a moverse en un nuevo escenario.  “No hay sector en la actividad económica que no esté afectado de alguna forma por la irrupción de Internet y, en especial de las redes sociales”, afirmo.

Y señaló como desde una aplicación como es Spotify, concebida para escuchar la música que a uno le guste, se puede al final saber qué es lo que están escuchando tus amigos en ese momento.  “En este nuevo entorno es fundamental crear una identidad digital, de forma racional donde puedas gestionar tu presencia en las propias redes sociales”. Crear el yo digital es uno de los retos que se debe afrontar. “Al igual que el llamado contenido relevante, fundamental, en detrimento del llamado ruido, además de la privacidad, uno de los temas que aún hay que trabajar mucho en este aspecto”, subrayó Muriel

Riesgos legales

Raúl Rubio, uno de los coorganizadores de este curso, junto con Juan Antonio Orgaz,  (en el lado derecho de la foto), asesor jurídico de Canal Plus y presidente de DENAE, centro su exposición en analizar cuáles son los riesgos legales que genera un elemento tan novedosos como las redes sociales. “Es fundamental ver el ultimo informe de INTECO para darse cuenta cuáles son las vulnerabilidades de estas herramientas”, explicó

Rubio, que explicó las diferentes iniciativas públicas y de la Ue, del fomento de las redes sociales, dejó claro que “si los despachos de abogados no estamos sacando todo el provecho a estas herramientas es porque lo vemos con temor, al no conocer su utilidad a fondo”. Desde su punto de vista, lo más importante es que “puedas influir en el mensaje y no dejes que hablen de ti forma pasiva, ese sería un mayor riesgo que no debe asumirse”

Desde este contexto, parece no muy descabellado que algunas empresas estén solventando esta cuestión creando diferentes códigos deontológicos internos o normas de comportamiento en redes sociales. “Cuestiones como la privacidad, identidad digital y suplantación, propiedad intelectual o protección de datos personales son cuestiones muy a tener en cuenta”, comentó Rubio a los asistentes.” Al final de lo que se trata es que la empresa diseñe su política de gestión de riesgos con la ayuda de un asesor jurídico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.