La adopción internacional es una opción a la que muchas personas acuden para hacerse cargo de menores nacidos en el extranjero y, de paso, ofrecerles mejores oportunidades de vida. Se trata de un acto en el que una persona adulta, ya sea ésta soltera, con pareja de hecho o casada, decide hacerse cargo de un menor nacido en un país extranjero, como padre o madre del mismo, con la finalidad de establecer una relación paterno-filial entre ambos.

adopción internacional - diario juridico

En España, y según datos oficiales proporcionados por el INE, entre los años 2013 y 2017 hubo 3.912 adopciones internacionales, lo que da buena cuenta del interés que despierta tanto en España como otros países la opción de adoptar menores en el extranjero.

A raíz de ello, la legislación ha ido saliendo al paso del creciente interés por estas adopciones, lo que implica que el desarrollo normativo ha ido aumentando, tanto desde la óptica nacional como internacional. La reciente aprobación del Reglamento de Adopción Internacional es una muestra más de ello.

¿Cómo está regulada la adopción internacional?

Existe diferente legislación relativa a los procedimientos de adopción, cuyo origen proviene tanto del desarrollo normativo español como de la legislación comunitaria y que están referidas al propio proceso adoptivo, por un lado, y a la protección de los derechos de los menores que son objeto de adopción.

De esta forma, en España la Ley que regula la adopción internacional es la 54/2007, de 28 de diciembre, que se ve complementada con la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria y la Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia.

Al hilo de la normativa anterior, recientemente se ha publicado también en España el Reglamento de adopción internacional mediante el Real Decreto 165/2019, de 22 de marzo, que entrará en vigor el próximo 4 de julio de 2019, lo que ha aportado mayor protección normativa, principalmente en cuanto a los procedimientos lógicos que han de rodear un proceso como la adopción internacional de menores.

Aspectos clave del Reglamento de adopción internacional

Con la publicación del Reglamento se sientan las bases para regular los procedimientos de adopción. Para ello se abordan diferentes cuestiones de relevancia para las adopciones de menores extranjeros.

En primer lugar, dicho Reglamento establece la obligación de que los organismos acreditados para intermediar en los procesos de adopción internacional soliciten la acreditación ante la Direccion General de Servicios para la familia y la infancia. Para ello han de cumplir una serie de requisitos a nivel objetivo, económico y personal, lo que supone un mayor control de los mismos y la posibilidad de tener que suspender o finalizar su actuación.

Por otro lado, en esta norma también se establece el procedimiento para iniciar, suspender o paralizar la tramitación de expedientes con un determinado país, para lo cual se fijan una serie de razones y de requisitos para llevarlo a cabo.

Asimismo, el Reglamento establece la posibilidad de que los organismos acreditados puedan desarrollar su actividad en todo el territorio nacional, y en consecuencia que los ciudadanos con residencia en España puedan elegir libremente el organismo con el que deseen realizar el proceso de adopción internacional.

Se fijan las funciones, tanto en España como en el país de origen de los menores, y las obligaciones de los organismos acreditados.

Asimismo, se regula la necesidad de homologar el contrato entre los organismos acreditados y las personas que se ofrecen para la adopción, así como el contenido mínimo que debe contemplar el mismo, en aras de la igualdad y la seguridad jurídica.

Se regula el seguimiento y control de los organismos acreditados y de los expedientes de adopción, estableciendo la competencia de las comunidades autónomas para controlar las actividades que se efectúen en su territorio y del Estado para controlar las actividades que se realicen fuera del territorio nacional.

Además, se crea un Registro Nacional de Organismos acreditados de Adopción Internacional y de Reclamaciones e Incidencias, con dos secciones, la del registro de organismos acreditados, que será pública, y la del registro de reclamaciones e incidencias, cuyo acceso respetara la normativa de protección de datos.

Mayor flexibilidad y seguridad jurídica para la adopción internacional

De todo lo dicho, la conclusión más evidente es que el Reglamento de Adopción Internacional pretende, en primer lugar, unificar el procedimiento de adopción de menores extranjeros y hacerlo más ágil para las familias o los particulares que deseen iniciar el proceso. Del mismo modo, cuando la norma entre en vigor de forma definitiva —lo que ocurrirá el próximo 4 de julio—, la adopción internacional tendrá mayor seguridad jurídica, con normas concretas y definidas sobre esta cuestión.

Lo que está claro es que la legislación pretende reforzar los criterios y los procesos de adopción internacional, de forma que las familias sepan cómo proceder, a qué organismos acudir y qué facilidades tienen para ello, así como para ayudar la agilidad del proceso y, de forma paralela, garantizar el cumplimiento de ciertas exigencias concretas que de cara a integrar en los núcleos familiares a los menores de países extranjeros.


adopción internacional - diario juridicoAutora: Olatz Alberdi

Socia de ABA Abogadas