A partir del mes de septiembre, sin embargo, la inflación volverá a registrar tasas positivas y cerrará el 2009 en el 1,8% en tasa interanual, tal y como refleja el último boletín financiero del Banco de Santander.

La inflación subyacente, que recoge los elementos menos volátiles de los precios, mejorará en cierta medida por la caída de la demanda interna aunque, según el Banco Santander, es improbable que baje del 2%.

La entidad financiera ha revisado sus previsiones de inflación para el 2009 debido a la moderación de los precios de los últimos meses provocada por el comportamiento descendente del precio del petróleo y de la demanda interna.

Las nuevas estimaciones del Banco Santander parten de un escenario en el que el barril de crudo se mantiene en un valor medio de 45 dólares, aunque admiten que los riesgos son a la baja.

La entidad advierte de que una intensificación de los efectos de la crisis sobre la economía podría provocar que el precio del petróleo siguiera descendiendo, lo que llevaría a una inflación negativa más «prolongada e intensa» de lo previsto.

Banco Santander señala que el hecho de que el IPC alcance tasas negativas a lo largo de 2009 no significa que la economía entre en deflación, ya que la caída de los precios se centrará en la energía y no será generalizada.

Considera que la moderación de los precios del consumo podría suponer una ayuda para el consumo privado, aunque su efecto sería limitado, puesto que los consumidores están incrementando el ahorro debido al clima de incertidumbre que domina en la economía.

Son muchas ya las instituciones que consideran que los precios registrarán tasas negativas a lo largo de 2009, aunque casi todas coinciden en descartar la deflación, definida como una caída generalizada y persistente de los precios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.