La entidad ha consignado ya 5,1 millones de euros destinados a resarcir a los 87 clientes de bonos de la entidad estadounidense -de los 10,2 millones de euros que pedían los afectados- y 1,4 millones de euros para los afectados por los productos islandeses – el 100% del valor de compra, lo solicitado por los clientes-, según el escrito de depósito.

La jueza Carmen Pérez lleva a cabo la ejecución provisional de la sentencia dictada el 2 de mayo de 2010, la primera en España que condenó a una entidad a resarcir a clientes de estos productos unidos en una demanda colectiva.

La entidad presentó ante la Audiencia Provincial de Madrid sendos recursos de apelación contra la sentencia condenatoria y contra el auto de fijación de indemnizaciones.

Respecto a los bonos de Lehman, la juez concluye en el auto que “el espíritu de la sentencia trata de sancionar a Bankinter por haber guardado silencio ante sus clientes sobre una grave situación de riesgo de mercado”, por lo que debe “indemnizar en el peor escenario posible”, que fue el 13 de septiembre de 2008.

La jueza acepta la reclamación de los demandantes y ordena al banco devolver el valor que tenían los bonos de Lehman dos días antes de anunciar su quiebra el 15 de septiembre de 2008, jornada inhábil en los mercados financieros por ser sábado.

Además de la indemnización, el auto atribuye a los clientes demandantes la titularidad sobre los valores de la entidad estadounidense, lo que les permitirá beneficiarse de las cantidades que resulten del proceso de quiebra.

Los responsables de los bufetes Zunzunegui y Jausas, asesores de los clientes, han solicitado al juzgado que entregue a los afectados estas cantidades, que superan ampliamente el 65% de lo invertido. Además, se mostraron “muy satisfechos” con el resultado conjunto de la valoración y la titularidad de los bonos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.