Hoy, día de la Educación Financiera, nace la web Asufin.tech un espacio de divulgación, accesible a todos los consumidores financieros, para comprender el ámbito en el que operan las nuevas tecnológicas financieras (Fintech) y poder tomar así las mejores decisiones de consumo con respecto a nuestras finanzas, inversión y ahorro. A este respecto, Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN llama la atención sobre la necesidad de mejorar la educación financiera que tenemos los consumidores, también en su faceta tecnológica, “dado que los dispositivos electrónicos, en especial, los smartphones se convierten en las auténticas nuevas sucursales bancarias en las que hacer todo tipo de gestiones”.

En este contexto de constantes transformaciones y uso intensivo de las nuevas tecnologías, “hay que seguir priorizando los derechos de los consumidores” porque de lo contrario, insiste Suárez, “los abusos, falta de transparencia en la contratación de productos y servicios y la mala praxis, en general, que hemos vivido en el sector bancario en la última década” se replicarán en el ámbito de las tecnológicas financieras (Fintech).

El entorno digital ofrece muchas ventajas para el consumidor financiero, como la rapidez de las gestiones y la reducción de costes, en algunos casos, pero también encierra amenazas como el sobreendeudamiento y el fácil acceso a financiación rápida a tipos de interés abusivos, la pérdida de privacidad o los ciberataques. Los expertos de AsufinTech recomiendan estos consejos para evitar los abusos financieros en el entorno online.

Mirar siempre la TAE de los préstamos. Muchas empresas que operan en la red y ofrecen préstamos rápidos ocultan detrás de mucha información prescindible el precio real al que ofrecen sus productos. El tipo de interés 0 que publicitan muchas de estas financieras esconden TAEs desproporcionadas que llegan a superar el 25% que el Banco de España considera usurario. Y hay que recordar que este indicador es el precio total que va a pagar un cliente porque se compone del tipo de interés más el resto de gastos, como las comisiones. ASUFIN ha identificado un préstamo de ¡Qué bueno! a una TAE del 2.424%.

Estas financieras favorecen el sobreendeudamiento de los consumidores dado que operan en la sombra del Banco de España: no comunican sus posiciones al regulador y, por tanto, no figuran en la CIRBE. Esto permite pedir más dinero que el que establecen los límites de la banca tradicional para los clientes.

Consultar la CNMV: cuidado con los chiringuitos financieros. Los llamados robo advisors son productos de inversión que ofrecen soluciones sencillas para dar rendimiento a nuestros ahorros, con comisiones más bajas, acercando los servicios que ofrecen las agencias de valores a un público más extenso. Es una buena alternativa para obtener rentabilidad sin que cueste mucho dinero ni haya que dedicar excesivo tiempo. Pero, cuidado, hay que diferenciar los operadores legalmente constituidos y regulados, cuyo listado está accesible en la web de la CNMV, de los que no lo están.

Lo mismo sucede con los neobancos. Hay que comprobar que el banco 100% digital en el que abrimos una cuenta bancaria y hacemos las transferencias cuenta con una ficha bancaria en un país de la Unión Europea, y como tal, se encuentra adscrito al Fondo de Garantía Recíproca de Depósitos (FGD) que cubre hasta 100.000 euros por cliente, en cuentas y depósitos.

Reforzar la seguridad informática. Es muy importante la seguridad informática en las Fintech de los datos almacenados, que son cada vez mayores debido a tecnologías como el Big Data. Al aumentar el número de dato almacenados, aumenta la exposición a que estos datos sean objeto de un ciberataque. Hay que pensar que nuestro dispositivo electrónica, a menudo el propio Smartphone, se convierte en el centro de nuestras finanzas.

La parte positiva de este cambio de paradigma es que nuestros datos cobran un valor inusitado, tal y como ya establece la directiva de servicios de pago (PSD2) que avanza un nuevo modelo de negocio de banca abierta (Open Banking), en el que la propiedad de los datos deja de pertenecer al banco para que sea del propio cliente.

Comparadores, una ayuda en el mercado, pero con precaución. Estas herramientas están plenamente consolidadas y alcanzan a todo tipo de sectores, no sólo el financiero. Pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones. En primer lugar, y aunque la comparativa y análisis se realice por expertos en la materia, siempre se hace sobre una selección limitada de productos, no sobre todos los que están en el mercado. Además, en algunos casos, estos comparadores incurren en conflicto de interés al estar elaborados por un participante del mercado o recibir contraprestación económica de alguno de ellos. Hay que averiguar que estamos ante una comparativa independiente de marca y tener en cuenta que muchos proveedores pagan por posicionar su producto en los primeros lugares, por lo que hay que revisar el listado completo para asegurarnos de que estamos contratando la mejor relación calidad/precio.

ASUFIN es una asociación sin ánimo de lucro fundada para la defensa del consumidor de productos financieros. Fundada en 2009, 10 años después, cuenta con más de 20.000 socios y la mayor base de datos especializada en productos financieros con más de 9.000 sentencias de acceso completamente libre. Está inscrita con el nr. 21 en el Registro Estatal de Asociaciones de Consumidores y Usuarios (REACU).

Fuente: ASUFIN.TECH