El auge de la telefonía móvil ha propiciado la difusión de nuevas estafas y engaños a través de smartphones. SMiShing, SMS Premium o malwares escondidos en juegos online son algunas de las artimañas cometidas por los ciberdelicuentes que cada día, consiguen llegar a su cometido, el de engañar a miles de usuarios.

robos virtuales

Cerrar puertas y ventanas si no se estás en casa, echar la llave, mantener vigiladas las pertenencias o evitar las calles poco transitadas en determinadas horas del día son algunas de las medidas más populares en seguridad ciudadana que hacemos durante nuestro día a día, pensando que con ello nos protegemos de los amigos de lo ajeno. ¿Y en el mundo digital? La falta –o desconocimiento- de medidas cautelares convierten a los dispositivos tecnológicos, en especial a las tablets y los smartphones, en una herramienta ideal tras la que cometer estafas, engaños o timos. El auge de la telefonía móvil, además, ha cambiado la estrategia: si hasta ahora el medio más utilizado para expandir malwares eran los ordenadores, los smartphones son el nuevo dispositivo predilecto de los cibercriminales.

Para evitar ser víctima de estos timos, los profesionales aconsejan descargar aplicaciones solo desde aquellas fuentes que resulten fiables, analizarlas con un antivirus, vigilar los permisos utilizados por cada aplicación y, sobre todo, usar el sentido común. Vicente Giner, Senior Android Developer de Energy Sistem, advierte: “Los dispositivos móviles han reemplazado a los ordenadores en muchas tareas, como las compras o la banca online. Cada vez realizamos más operaciones en línea y consultamos con mayor frecuencia nuestra cuenta corriente desde estos dispositivos, por lo que los cibercriminales se han especializado en atacar estas plataformas”. Sin embargo, hay algunas estafas que se han popularizado durante los últimos años. Por ello, Energy Sistem ha recopilado algunos consejos para hacer frente a las nuevas amenazas:

  • Tener cuidado antes de hacer clic en cualquier link recibido en un mensaje de texto: Es uno de los trucos más antiguos en el phishing –o suplantación de identidad, donde se intenta adquirir información confidencial de forma totalmente fraudulenta-. Comenzaron con llamadas telefónicas o con correos electrónicos, pero recientemente los ataques a través de SMS se han vuelto mucho más comunes. “Esta técnica, llamada SMiShing, intentará suplantar la identidad de alguna de las personas de la agenda de contactos de tu smartphone o incluso hacerse pasar por una empresa de confianza para recibir dinero. En este caso, lo mejor es actuar con desconfianza racional y no hacer clic en el enlace, además de borrar de inmediato el mensaje de texto y sobre todo no reenviarselo a nadie”, cuenta el coordinador del área de Investigación y Desarrollo Web, Michel Delisée.
  • Prestar atención a las suscripciones: el fraude de los SMS Premium continúa vigente en la actualidad. Consiste en la suscripción -muchas veces involuntaria- a una base de datos que envía información sobre ciertos temas, como juegos o concursos, pero cobran por cada SMS recibido. La estafa también aprovecha la popularidad de las aplicaciones: muchos programas solicitan un número de teléfono para recibir un código de activación, que realmente es para suscribirse a los SMS Premium. «Hay que prestar atención a la factura a final de mes, ya que muchas veces estos mensajes no se reflejan en el móvil. En caso de ser víctima de este fraude, hay que llamar al operador y solicitar la baja de todos los servicios de SMS Premium que se puedan haber contratado mediante estos SMS. Si el golpe económico ha sido grande, quizás tengas que enviar una reclamación por escrito manifestando que nunca pediste ese servicio y que quieres un reembolso del dinero», explica Delisée.
  • Juegos que no son tan divertidos como parecen: «Los cibercriminales están concentrando sus esfuerzos en desarrollar códigos maliciosos en aplicaciones y juegos como vía de acceso a los smartphones, ya que estos se utilizan a diario, por ejemplo, por padres que dejan su Tablet o smartphone a hijos sin ser conscientes de a lo que esta práctica les puede llevar. Estos realmente funcionan, pero infectan el teléfono», afirma Vicente Giner, Desarrollador Android en Energy Sistem. Estos malware son fácilmente reconocibles, ya que piden permiso para administrar el dispositivo. Si el usuario se lo concede, la app tendrá permiso para hacer lo que desee con el dispositivo, empezando por cancelar todos los intentos de desinstalación del programa. «Para saber si estás infectado, hay que comprobar en la pestaña ‘Seguridad’ de los ajustes del teléfono si el juego o aplicación tiene acceso en ‘Administradores de Dispositivo’. Si es afirmativo, primero anula el acceso y después desinstala el programa».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.