Jesús Navarro
Jesús Navarro

Además de estar licenciado en derecho, usted acumula varios años de preparación de oposiciones. ¿Cómo valora ese esfuerzo a día de hoy?

Aquella etapa no tuvo el resultado que yo hubiera deseado pero a día de hoy no me arrepiento para nada de haberlo hecho puesto que me sirvió para tener un conocimiento muy amplio del derecho privado en todas sus vertientes, lo cuál me está sirviendo bastante para lo que me dedico en la actualidad. Además, si lo unimos al periodo de tiempo que estuve ejerciendo como oficial en una notaría, podemos decir que la formación que tengo en este sentido es bastante amplia.

Muchas veces el cliente no cree que sea necesario contratar a un abogado para gestionar una herencia. ¿Por qué debería hacerlo?

Yo considero que el abogado tiene que estar presente no solamente cuando surge la herencia sino cuando la persona que quiere disponer sus bienes para el día de mañana quiere planificar bien esa herencia y dejar una serie de aspectos organizados. ¿Qué mejor que hacerlo en vida para que el día de mañana tus herederos no tengan problemas? Después es posible que sigan surgiendo dificultades, porque si no existe unanimidad suelen surgir problemas. Pero si lo dejamos bien organizado, eso que tenemos ganado. Se trata de anticiparnos al problema.

¿Qué novedades legislativas o jurisprudenciales destacaría sobre esta materia?  

Yo destacaría una cuestión que desde hace años me he planteado, que es el tema de la desigualdad de trato que hay en relación al impuesto de sucesiones dentro de cada una de las comunidades autónomas y sobre todo, en relación a los no residentes. Aquellos herederos que residen fuera de España y que, por desgracia, fallece el familiar en España tienen una tributación diferente en la actualidad a raíz de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, del mes de septiembre. Esta sentencia sancionó al Reino de España para que se adapte a la legislación y que esta discriminación entre residentes y no residentes no se produzca.

¿Se generan muchos problemas por el hecho de que cada comunidad autónoma tenga su propio régimen en cuanto a sucesiones?

Efectivamente, desde el punto de vista fiscal cada comunidad autónoma tiene su propia regulación. Un mismo hecho puede tener repercusiones distintas para unos mismos herederos en función de cada comunidad, porque cada una legisla de una forma u otra. Eso no deja de ser un caso de discriminación para mí, y la mayoría de gente así lo plantea. Pero es la realidad que tenemos.

La regulación de la legítima también es distinta en función de cada régimen. ¿Usted es partidario de que sea menor o mayor?

Yo considero que, a nivel general, la mejor herencia que pueden darnos nuestros padres es nuestra educación. Al margen de eso, y cumpliendo con la parte jurídica, a mi me encantaría que pudiera existir una libertad absoluta de disposición de los bienes de cualquier persona a quien quisiera, como existe en el sistema anglosajón. Lo que ocurre es que la influencia del derecho romano en España es indudable y de ahí vienen las raíces de la existencia de la legítima. Las distintas repercusiones que eso pueda tener en cada comunidad autónoma vienen en función de la legislación que se puede aplicar en uno u otro sitio.

¿Son habituales las situaciones en que los herederos no quieren dejar legítima a sus descendientes pero no tienen más remedio que hacerlo?

Efectivamente, no cabe otra salvo que exista una causa de desheredación, que en la mayoría de los casos no ocurre. En el caso de padres a hijos hay que dejarles la legítima y solo queda el tercio de libre disposición para que lo reciba cualquier extraño. La realidad es la que es.

¿Qué otro tipo de casos lleva?

Cuando hacemos frente a una problemática como puede ser la derivada del derecho de sucesiones, la problemática familiar en todos los aspectos (divorcios, nulidades, incapacidades civiles, necesidad de autorizaciones judiciales, tutores) está englobada. No son compartimentos que estén separados. En muchas ocasiones son conjuntos y tenemos que llevar todos esos aspectos a la vez. A su vez, siempre intentamos llegar a algún tipo de acuerdo antes de entrar en un pleito. Pero cuando esto no es posible no nos queda otra que ir a la vía judicial.

En materia de herencias tiene bastante sentido utilizar medios extrajudiciales ¿no?

Sí, claro. Por el coste que puede suponer un reparto judicial, con el nombramiento de contadores, peritos y demás, lo ideal es intentar llegar a un acuerdo pero las diferencias que pueden surgir entre las partes hacen que en muchos casos no se pueda llegar a ese acuerdo.

Si alguien necesita un abogado para gestionar una herencia ¿qué le ofrece su despacho que no le ofrezca otro abogado? ¿Cuáles son los puntos fuertes?

En primer lugar un trato personalizado, adaptarme a la necesidad que tiene el que está sufriendo un problema, el que cree que lo va a tener o el que quiere dejar su situación organizada de una forma clara.

Ese trato personalizado implica una forma de manifestar las cosas para que la persona las entienda. Yo no me puedo poner a contarle al cliente una institución determinada desde un punto de vista jurídico pero si le aclaro los conceptos, le digo los los pros y los contras de una forma que me pueda entender, va a ser mucho más sencillo.

Me importa sobre todo que una vez salgan del despacho yo tenga la confianza que van a volver porque he conseguido generar confianza en el sentido de que se sientan respaldados y de que entiendan que su problema ya es mío. Con esos criterios me siento más que contento.

De hecho, esta forma de expresarme la plasmo en un blog muy personal que tengo de herencias, que ya ha cumplido un año y en el que cada semana voy escribiendo determinados aspectos relacionados con el derecho de sucesiones de una forma que cualquiera que quiera saber un poquito o que tenga cualquier tipo de duda lo pueda leer y entender.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.