Es de sobra conocido que la pensión de alimentos es el aporte económico que tiene que realizar el progenitor no custodio para el mantenimiento de los gastos de su descendencia en concepto de alimentación, alojamiento, educación, ropa, etc. Pero, ¿cómo debe justificarse un posible aumento de la cantidad a aportar? 

pensión de alimentos - diario juridicoEn este sentido, la Audiencia Provincial de Salamanca dictó una sentencia, en junio del pasado año, rechazando la petición de aumentar la pensión de alimentos. Dicha petición tenía como base el cambio de residencia de las hijas comunes a causa de una situación de acoso escolar que estaba sufriendo una de las menores. Así, la nueva residencia de las menores se estableció en Madrid, y la progenitora custodia solicitó un aumento de la pensión de alimentos debido al mayor coste de vida de la capital respecto a Salamanca.

Sin embargo, tanto el Juzgado de Primera Instancia como la Audiencia Provincial acordaron la desestimación íntegra de la demanda, fundamentándola principalmente en que la parte actora no había desplegado actividad probatoria que acreditase la necesidad del aumento de la pensión alimenticia. 

Tal y como explica la sentencia, la parte solicitante debió haber acreditado, pues, no ya la existencia de ese acoso escolar y la necesidad de trasladarse a Madrid, que ha servido para dejar claro que el detonante de la alteración alegada es ajeno a la voluntad de los afectados, sino principal y únicamente si la situación económica existente antes de esa alteración de las circunstancias por el traslado a Madrid y la situación económica después del traslado a Madrid es una situación económica que supone una alteración sustancial de las circunstancias económicas…”. 

En base a lo anterior, el tribunal concluye en su sentencia que “de esa nueva situación económica en comparación con la anterior nada se sabe en este proceso…”.

Aunque parezca sorprendente que se pueda mantener la misma pensión alimenticia en Madrid que en Salamanca, ambos tribunales exigen que se pruebe ese aumento de gastos para obligar al progenitor no custodio a pagar más cantidad de pensión. Esa exigencia la establece la Jurisprudencia, que supedita la modificación de medidas de una sentencia firme en que se acrediten los cambios en relación con la situación anterior. 

Asimismo, también queda preservado lo dispuesto en el art. 770.1ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que establece que si se solicitaran “medidas de carácter patrimonial, el actor deberá aportar los documentos de que disponga que permitan evaluar la situación económica de los cónyuges, y en su caso, de los hijos…”. 

La importancia de la prueba en un procedimiento judicial

Esta Sentencia nos recuerda que es fundamental probar documentalmente las pretensiones que se solicitan en sede judicial: la parte actora podría haber obtenido una resolución favorable de haberlo hecho, porque el cambio de residencia se ha producido por causa de fuerza mayor, ajeno a la voluntad de la parte actora, y resulta evidente que la vida en Madrid es más costosa que en Salamanca. 

A su vez, el Tribunal de oficio podría haber realizado, de oficio, una actividad probatoria, requiriendo a las partes documentación económica acerca de la capacidad económica de los litigantes, y de los gastos de los menores. O haber consultado las tablas orientadoras de las pensiones alimenticias del Consejo General del Poder Judicial, que pueden ser revisadas a la hora de realizar el cálculo de las pensiones alimenticias. 

Todo ello teniendo en cuenta que las pensiones de alimentos de menores de edad afectan a la esfera del orden público, y los Tribunales deben preservar con sus resoluciones los intereses de los alimentistas, ya que éstos se verán perjudicados si la pensión de alimentos establecida no resulta apropiada para cubrir sus gastos. Máxime cuando en este caso, incluso el Ministerio Fiscal solicitó expresamente el aumento de la pensión. 

Pero el Juzgador, tanto en Primera como en Segunda Instancia, se ha ceñido de manera estricta a los criterios que rige la modificación de medidas, y ha desestimado la petición de la parte actora, que hubiera prosperado de haber acreditado en su momento el aumento de gasto de los hijos comunes. De nuevo, una forma de recordarnos hasta qué punto es importante acreditar cada una de las peticiones que se realizan en un procedimiento para poder obtener una resolución favorable.


familia numerosa- diario juridicoAutor: Álvaro Soto

Abogado de ABA Abogadas

 

 

 

 

 

 

Si tengo familia numerosa y me he divorciado, ¿qué beneficios y deducciones tengo?

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.