AlquilerLa Sala Primera del Tribunal Supremo ha estimado parcialmente un recurso de casación en materia de arrendamientos urbanos reiterando la doctrina jurisprudencial contenida en su sentencia de 27 de diciembre de 2010, relativa a que el arrendador debe reclamar fehacientemente con anterioridad a la presentación de la demanda al arrendatario el pago del IBI, si lo que se pretende es la resolución del contrato.

El Supremo establece que tambien debe conferirse un plazo de treinta días al arrendatario para que se oponga o acepte, tras lo cual podrá instarse judicialmente la resolución. Asimismo, indica que debe acompañarse a la reclamación la copia del recibo del IBI para que el arrendatario conozca la causa de la reclamación.

En el caso planteado, la arrendataria de un local destinado a ferretería adeudaba dos rentas que fueron consignadas. El juzgado de primera instancia había desestimado la demanda por inadecuación del juicio de desahucio por tratarse de una cuestión compleja. Por su parte, la Audiencia Provincial estimó parcialmente la demanda declarando el desahucio por el impago del IBI, cuyo recibo se había comunicado al arrendatario con la demanda.

Sin embargo, la sentencia del Tribunal Supremo, de la que es ponente el magistrado Arroyo Fiestas, estima el recurso interpuesto por la arrendataria y considera que, si bien procede mantener la condena al pago del IBI, su impago, al no haberse requerido previamente el abono, no puede tener efectos resolutorios del contrato de arrendamiento conforme a la doctrina jurisprudencial de la Sala.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.