“Hay que cambiar la tendencia existente en nuestro ordenamiento que permite que sea más fácil despedir a un trabajador que modificar sus condiciones de trabajo. Esto es una consecuencia de la necesaria e imperativa reforma del sistema de relaciones laborales español pendiente de aplicarse”.

Estas son algunas de las declaraciones manifestadas por David Sequera, Socio de despacho de abogados Lener, que se desprenden del estudio realizado por el Departamento de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social del bufete. En el estudio Lener analiza la opinión de medio millar de empresarios y directores de recursos humanos que asistieron a las “Jornadas sobre el Panorama Laboral actual” celebradas durante el mes de Noviembre en distintas ciudades españolas, impartidas por Lener y organizadas por Unique. Dicha Opinión fue emitida por medio de una encuesta recogiendo las opiniones de los asistentes sobre los problemas a los que se enfrentan.

Los resultados de este análisis llevan a concluir que los empresarios españoles no están “obsesionados” con la facilitación y el abaratamiento de la extinción contractual, sino con las políticas de contratación y mantenimiento de los puestos de trabajo, exigiendo una cierta racionalización de la política extintiva más que una nueva normativa integral en materia de despidos”, prosigue David Sequera. Las respuestas dadas por los empresarios conducen a entender que, en su opinión, el legislador debe avanzar en cuatro aspectos, fundamentalmente:

  • Políticas de fomento de la contratación: se proponen medidas como la reordenación y clarificación de la normativa reguladora de los contratos para dejar vigentes menos de diez tipos de contratos, una mayor flexibilidad en la contratación inicial de trabajadores, creación de un nuevo contrato de trabajo temporal, abaratamiento, flexibilización y facilitación de la contratación laboral en el inicio de la actividad empresarial, eliminación del periodo máximo de vigencia del contrato de obra, políticas generosas de bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social, especialmente ante nuevas contrataciones de trabajadores desempleados o por la transformación de contratos temporales indefinidos.
  • Mecanismos de flexibilidad y conciliación: el informe propone la creación de nuevos instrumentos de adaptación de las relaciones laborales a los cambios que puedan surgir durante su vigencia: mayor flexibilidad horaria y funcional, con la articulación de instrumentos que permitan al empresario aplicar cambios de forma automática y segura, estableciendo criterios más objetivos en materia de flexibilidad laboral evitando el gran margen de discrecionalidad que actualmente tienen los jueces de lo social. Igualmente se plantea la posibilidad de reducir el salario de los empleados cuando existan ciertas causas justificativas y siempre y cuando se prevean instrumentos de recuperación, así como la posibilidad, ante especiales circunstancias de transformar medidas que fomenten la reinversión de beneficios a la Empresa.
  • Absentismo laboral: se proponen métodos de control efectivo del absentismo laboral derivado de las incapacidades laborales, mediante una mayor y más profunda actuación de los servicios de inspección del INSS y, en especial ampliando el papel fiscalizador de las mutuas de accidentes de trabajo y seguridad social, así como una nueva modalidad de extinción contractual operativa que permita despedir a un coste reducido a aquellos trabajadores con un índice de ausencias, aún justificadas, superior a un ratio a determinar, en definitiva que se simplifique la medida contemplada en el artículo 52 d) del E.T., pueda llevarse a la práctica la extinción de los trabajadores que por su absentismo reiterado y continuo se convierten en pasivos para la empresa.
  • Mecanismos de extinción: En el sistema de extinción del contrato de trabajo español prima el reconocimiento de la improcedencia del despido por encima de cualquier alternativa. De las inquietudes manifestadas por los empresarios se evidencia que los empleadores requieren al legislador que promueva una revisión de los diferentes procesos extintivos existentes con el objeto de clarificar en qué momento puede o debe utilizarse cada instrumento de extinción, eliminado o reduciendo la inseguridad jurídica que provoca nuestro ordenamiento y que infla los costes del despido aún y cuando no debería haber motivo para ello. 

También se ha puesto de manifiesto la importancia que los convenios colectivos de empresa tengan preferencia por encima de los sectoriales. Esto permitiría que cada empresa y sus empleados establecieran el marco adecuado en el que deben moverse sus relaciones laborales sin interferencias externas que a veces dificultan la actividad productiva.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.