Un informe publicado ayerpor Linklaters pone de manifiesto la magnitud del volumen – cercano a 550.000 millones de dólares – de la deuda europea relacionada con operaciones de adquisición apalancada  (leveraged buy outs o LBOs) con vencimiento entre 2012 y 2016 (el denominado “wall of debt”).

 

En España, el volumen total de LBOs que deberán ser objeto de refinanciación en el referido periodo es de alrededor de 25.000 millones de dólares, siendo los sectores más afectados los de informática y electrónica (7.000 millones de dólares) y consumo (5.000 millones de dólares). De esta cantidad total, casi 10.000 millones de dólares  deberán refinanciarse en 2015.

 

El informe destaca algunos de los retos a los que se enfrenta la refinanciación de las financiaciones concedidas en el contexto de operaciones tipo LBO. Así, cuestiones tales como el aumento de la presión regulatoria, la continua volatilidad del mercado y la menor capacidad de determinados proveedores de financiación – tales como los fondos de collateralized debt obligations (CLOs) –  suponen obstáculos significativos.

 

En cualquier caso, muchas empresas dispondrán de alternativas para refinanciar. Por ejemplo, el creciente acceso a los mercados high yield de Estados Unidos y Europa y el crecimiento de los proveedores alternativos de capital como fuente paralela de financiación pueden aportar soluciones. Igualmente, los fondos de CLOs seguirán jugando un papel importante, aunque distinto al desempeñado hasta la fecha.

 

Lo que es evidente es que tendrán lugar nuevas reestructuraciones, muy probablemente en condiciones más realistas que las actuales, lo que supondrá mayores asunciones de pérdidas (write downs) por parte de los financiadores.

 

El informe tiene como objetivo destacar las consideraciones clave para los operadores de mercado actuales, examinando los sectores de actividad y países de mayor relevancia, entre ellos:

 

Reino Unido – 172.000 millones de dólares con vencimiento entre 2012 y 2016, más que la cantidad conjunta de Francia (86.000 millones) y Alemania (83.000 millones).

 

Italia y España , con vencimientos de 31.000 millones y 25.000 millones, respectivamente, entre 2012 y 2016, que suponen volúmenes muy significativos en relación con el tamaño de sus economías.

 

En los tres primeros trimestres de 2011, en Europa se cerraron refinanciaciones de adquisiciones apalancadas por valor de 56.000 millones de dólares. Por el contrario, dadas las difíciles condiciones de mercado, se produjo un parón muy relevante en el cuarto trimestre, cerrándose refinanciaciones de este tipo por un valor agregado de solamente 700 millones de dólares.

 

Debe igualmente destacarse que algunos sectores se encuentran sujetos a mucha presión:

 

Telecomunicaciones (67.000 millones), consumo (47.000 millones), salud (40.000 millones), químico (37.000 millones) y construcción (36.000 millones) constituyen el 40% del total a refinanciar.

 

 

 

Existen múltiples complejidades y matices en todo lo relacionado con el denominado wall of debt y con las posibles soluciones para su refinanciación .

 

 

 

Pedro de Rojas, socio de la oficina de Madrid de Linklaters y responsable de la práctica bancaria en España, indicó que “Operaciones de LBO que debían haberse repagado o refinanciado en estos últimos años no han podido hacerlo, por lo que el volumen total de deuda a refinanciar en los próximos años ha crecido sustancialmente.  En las próximas operaciones de refinanciación, la experiencia adquirida en este periodo y una situación más saneada de las entidades acreditantes llevarán previsiblemente a restructuraciones más intensas”.

 

Chris Howard, socio de la práctica de reestructuración e insolvencia  de Linklaters señalo: “Esta vez, la refinanciación del denominado “wall of debt” está sujeta a mayores presiones que nunca. Habrá más reestructuraciones de cara al futuro y prevemos que se centrarán más en solucionar los problemas que en huidas hacia delante”.

 

Yen Sum, socia de la práctica bancaria de Linklaters añadió: “Los gestores de fondos de CLOs seguirán teniendo un papel significativo dadas la exposición existente de los CLOs, la mayor consolidación en el sector de la gestión de fondos y su adaptación al hecho de gestionar diferentes tipos de fondos destinados a las oportunidades existentes en cada momento.”

 

Alek Naidenov, socio de la práctica de high yield de Linklaters añadió: “Mientras que algunos potenciales emisores europeos se enfrentan en la actualidad tanto a un acceso incierto como a unos precios altos en el mercado “high yield”, en el año  2012 ya se han visto numerosas emisiones “high yield” fungibles (“upsizings”) y operaciones con estructuras como dividendos, “payment in kind” (PIK) bonos a interés variable (”floating rate notes” o FRBs)”

 

Las firmas de private equity tienen un papel muy relevante que jugar en relación con el wall of debt. Con un “armamento” estimado de unos 937.000 millones de dólares, pueden tener a su alcance oportunidades que les hagan volver al modelo de negocio que impulsó su crecimiento en las recesiones de los años 80 y 90.

 

Alejandro Ortiz, socio de la oficina de Madrid de Linklaters y responsable de las prácticas de corporate y private equity en España, señaló que “Los fondos de “private equity” pueden sin duda desempeñar un papel clave en relación con el “wall of debt”. En un contexto en el que las entidades de crédito y otros proveedores de financiación tienen mayores restricciones de liquidez y están sujetos a una mayor regulación, las casas de “private equity” gestionan y tienen acceso a recursos financieros elevados pendientes de inversión. De la misma manera que la recesión de los años 90 supuso una oportunidad para estos fondos, el “wall of debt” puede representar una oportunidad única para el “private equity” ”.

 

Para leer el informe completo, pinche aquí.  http://www.linklaters.com/Publications/wall-of-debt/Pages/Index.aspx


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.