El nuevo mecanismo de estabilización permitirá a la Comisión acordar ayudas financieras directas y puntuales a los Estados miembros en graves dificultades para «preservar la estabilidad de la eurozona», según afirmó el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. En la asistencia también estará implicado el Banco Central Europeo (BCE), aunque todavía no se ha definido bien cuál será su papel.

El Ejecutivo comunitario tenía previsto presentar sus propuestas para crear este mecanismo permanente de resolución de crisis el próximo miércoles, pero adelantará su propuesta a este fin de semana.

Los líderes europeos se comprometieron a acelerar la consolidación de sus cuentas públicas y a reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), incluyendo «sanciones más eficaces» para los países que incumplan reiteradamente los límites de déficit y deuda. Y también acordar intensificar los esfuerzos para mejorar la regulación de los mercados financieros para tratar de frenar la especulación.

Los jefes de Estado y de Gobierno dieron además vía libre a la entrega a Grecia del primer tramo de ayudas por valor de 110.000 millones de euros para rescatarle de la quiebra.

Constataron que ya existe una «masa crítica» de fondos disponible para refinanciar los 8.500 millones de deuda griega que vence el próximo 19 de mayo, después de que un gran número de países de la eurozona (entre los que estarán España, Alemania o Francia) ya hayan completado los procedimientos nacionales para desbloquear los créditos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.