El Consejo de Ministros, en una sesión extraordinaria celebrada el pasado 16 de agosto, acordó establecer un arbitraje obligatorio como medio de solución de la huelga en el aeropuerto de Barcelona, declarada por la empresa Eulen Seguridad, para dar así una solución inmediata a tan grave problema que está afectando a millones de pasajeros.

huelga aeropuerto barcelona

Esta decisión se adopta en aplicación de lo dispuesto en el párrafo primero del artículo 10 del Real Decreto Ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo, según redacción derivada de la sentencia del Tribunal Constitucional 11/1981.

Dicha norma faculta al Gobierno, a propuesta del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a establecer un sistema de arbitraje obligatorio en el supuesto en que concurran con carácter acumulativo las circunstancias de la duración prolongada de la huelga o que se deriven graves consecuencias de la misma, que las partes mantengan posiciones irreconciliables, y perjuicio grave para la economía nacional.

Nombrado del árbitro que mediará en el conflicto de la huelga en el aeropuerto de Barcelona

Marcos Nieto, presidente del Consejo Económico y Social (CES), ha sido nombrado árbitro en el conflicto, a lo que Eulen, no ha presentado alegaciones ante el Ministerio de Fomento por el nombramiento.

Una vez transcurrido el plazo fijado de 24 horas el pasado día 16 de agosto, esta fue la alternativa del Ministerio de Fomento, tras poner en marcha el laudo arbitral para poder solucionar este conflicto, de la huelga en el aeropuerto de Barcelona, aunque Juan Carlos Giménez, asesor del citado comité, asegura no procede, según declaró, pues no se cumple ningún requisito que lo haga necesario.

El presidente del CES ya actuó la pasada primavera en un asunto parecido, como mediador en el conflicto de la estiba. Su acuerdo de mediación fue recogido en el desarrollo reglamentario del real decreto ley de reforma del sector aprobado por el Congreso de los Diputados el pasado 18 de mayo.

El Ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna, justificó esta medida tras el fracaso de las negociaciones entre la empresa Eulen y los trabajadores, la mediación de la Generalitat y la convocatoria de los empleados a una huelga indefinida, que fue aplazada por los atentados de Barcelona, según informó el comité de Eulen.

“De momento se aplaza la  huelga por los acontecimientos sucedidos en Barcelona”, han explicado fuentes sindicales, que señalaron, que los empleados acudirían a sus puestos de trabajo con normalidad, aunque no formen parte de los servicios mínimos.

El laudo arbitral obligatorio se ampara en la ley de relaciones laborales de 1977, sin embargo, ha producido un total rechazo sindical, ya que para Comisiones Obreras esta medida, junto con la determinación de ofrecer servicios mínimos y la implantación de la Guardia Civil, supone una “conculcación de los derechos fundamentales”.

Marcos Nieto dispone de un plazo de diez días para redactar el acuerdo, y el próximo lunes está previsto que se ponga en contacto con las partes para que le trasladen sus posiciones, que deberá reflejar equitativamente, para en la medida de lo posible alcanzar un acuerdo.

 

Fuente: La Moncloa