Una semana después, el 29 de enero, dará luz verde a una reforma de la ley de pensiones públicas y de Seguridad Social que remitirá al Pacto de Toledo.

Zapatero indicó que estas nuevas medidas laborales se centrarán en cambios en la negociación colectiva, así como en favorecer la contratación de los jóvenes y abordar la dualidad del mercado laboral y la precariedad.

Dejó claro que el Gobierno no contempla “ninguna cuestión relativa a cotizaciones sociales” que, según recordó, quedó aparcada en julio tras la ruptura del diálogo social, ni tampoco nada que tenga que ver con las modalidades de contratación, “al menos como se han planteado desde las organizaciones empresariales”, matizó Zapatero, quien consideró que los temas relacionados con el coste del despido no pueden ser una “cuestión central” para modernizar el mercado laboral español.

Señaló que la agenda de temas en el diálogo social será “amplia” y que el Gobierno oirá las propuestas de los empresarios y de los sindicatos. Ahora bien, recalcó que es preciso que este acuerdo llegue en el primer trimestre. “Si puede ser en febrero, mejor que en marzo”, añadió.

Zapatero destacó que, a pesar de la “durísima” crisis económica, se ha mantenido la paz social, por lo que agradeció el “sentido de la responsabilidad” de los agentes sociales, lo que ha contribuido, dijo, a la capacidad de ayudar a la recuperación económica.

Junto con la reforma de la ley de pensiones y de la Seguridad Social, también anunció que el mismo día 29 de enero el Ejecutivo aprobará un plan de austeridad para la Administración General del Estado, sobre el que el Gobierno está trabajando de manera “muy intensa”.

Se trata de hacer realidad, añadió, con compromisos fijos las iniciativas de reforma, de modernización y de consolidación fiscal, que son “esenciales” para afianzar el crecimiento y en la que deben participar necesariamente las comunidades autónomas y las entidades locales. En este sentido, señaló que la crisis económica ha provocado que las cuentas públicas hayan pasado de un superávit a un déficit “importante”, que el Gobierno se propone corregir y situar en el 3% en 2012.

Además de todas estas iniciativas, Zapatero también anunció que el próximo 8 de enero se remitirá la Ley de Economía Sostenible a los órganos consultivos, con la intención de remitirla al Parlamento en febrero para que entre en vigor antes del verano.

Una semana después, el 15 de enero, el Gobierno aprobará un primer paquete de decretos de aplicación y desarrollo de la conocida como ‘ley ómnibus’, que traspone en España la directiva de servicios de la UE. Para febrero, el jefe del Ejecutivo también adelantó que se aprobará un plan de acción contra el fraude fiscal y laboral.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.