El pleno de la sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha resuelto este miércoles la nulidad del canje de preferentes en acciones de Bankia debido a la información “gravemente inexacta” del folleto facilitado por el banco. El Supremo informa en una nota que la sentencia es coherente con la sentencia de la Oferta Pública de Suscripción: el déficit informativo del folleto que informaba de beneficios del banco en el 2011 y 2010 y 2009.

bankia -diario juridicoEl Supremo admitió el recurso de casación presentado por una empresa y falla a su favor después de que la Audiencia provincial de Madrid interpretara que se trataba del canje de unos títulos ruinosos por otros ruinosos. “El Supremo es coherente y se centra en la información gravemente inexacta que impidió que el cliente pudiera tomar otra decisión o mostrar su oposición al canje”, señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho financiero.

“Además, el perfil del consumidor es irrelevante; porque no se trata de analizar si tenía perfil conservador o agresivo o sus conocimientos o experiencia financiera, sino si el folleto respondía a la imagen fiel de la situación económico-patrimonial del banco; y resulta obvio que no. Por lo tanto, para ser coherente cualquier actuación ejecutada sobre bases falsas, debe de ser declarada nula”, añade Navas.

La empresa había invertido 1.634.800€ en preferentes de Bankia. Tras el canje, vendió las acciones y apenas recibió 115.225,37€. El Supremo obliga a Bankia a devolver el diferencial menos los intereses percibidos por las preferentes, 224.260,31€. Total, 1.295.314,32€ a los que hay que sumar el interés legal del dinero. “Las consecuencias habituales cuando se declara algo nulo y se da por no puesto”, explica el experto.

El Supremo justifica su decisión además en que fue la misma Bankia quien estableció la tasación de las preferentes y el precio de las acciones en 3,10€, un valor que “distaba mucho de la realidad”.

“Muy buena noticia porque el Supremo en pleno vuelve a insistir en la nulidad de todas aquellas operaciones realizadas como consecuencia de un folleto de OPS claramente falseado; las consecuencias no puede ser otras que la nulidad”, concluye el socio-director de navascusi.com

Fuente: www.navascusi.com