La Comisión Europea está acelerando sus esfuerzos en pro de la renovación económica, adoptando medidas para abordar los tres retos estrechamente imbricados entre sí a los que se enfrenta la EU y, en particular, la zona del euro: unos resultados en materia de crecimiento y empleo, aunque divergentes, en general mediocres; unas políticas presupuestarias insuficientemente coordinadas y disciplinadas; y unos inestables mercados de la deuda, que adolecen de falta de liquidez. El paquete se compone de cuatro elementos: el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de 2012, en el que se establecen las prioridades económicas del próximo año; dos Reglamentos para reforzar la supervisión económica y presupuestaria en la zona del euro; y un Libro Verde sobre los bonos de estabilidad.

Comentando la adopción del paquete, el Presidente Barroso declaró: «Para volver al crecimiento, los Estados miembros deben elevar el listón a la hora de cumplir sus compromisos con las reformas estructurales, así como abogar por una integración más profunda para la zona del euro.» Añadió: «Los objetivos perseguidos por este paquete –crecimiento económico, estabilidad financiera, disciplina presupuestaria– están estrechamente relacionados entre sí. No podemos prescindir de ninguno de ellos, si queremos avanzar, más allá de la presente situación de emergencia, hacia una Europa en la que la solidaridad se equilibre con un refuerzo de la responsabilidad.»

El mensaje clave del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de 2012 es el de que, ante una situación económica y social deteriorada, [véase IP/11/1331 ], se requieren más esfuerzos para situar a Europa de nuevo en la senda de la prosperidad y sostener el crecimiento y el empleo. El estudio prospectivo apela a que la UE y los Estados miembros se focalicen en cinco prioridades: lograr una consolidación fiscal diferenciada y favorable al crecimiento; restaurar el crédito habitual en la economía; promover el crecimiento y la competitividad; hacer frente al desempleo y las consecuencias sociales de la crisis; y modernizar la Administración pública. El estudio prospectivo anual incluye una lista de propuestas pendientes o futuras encaminadas a impulsar el crecimiento, que la Comisión desea        que reciban un trato prioritario en el proceso legislativo de la UE.

Los dos Reglamentos propuestos sobre el refuerzo de la supervisión en la zona del euro parten de lo que ya se ha acordado en la serie de medidas conocida como «paquete de seis propuestas», que entrará en vigor a mediados de diciembre. Habida cuenta de la interdependencia cada vez mayor de los países de la zona del euro, tan claramente puesta en evidencia por la actual crisis, la Comisión propone intensificar tanto la coordinación como la supervisión de los procesos presupuestarios de todos los Estados miembros de la zona del euro, especialmente de aquellos con déficits excesivos, que estén padeciendo inestabilidad financiera o corran grave riesgo de padecerla o esté sujetos a un programa de ayuda financiera.

Por último, con el Libro Verde sobre los bonos de estabilidad, la Comisión está llevando a cabo, de una manera estructurada, el importante debate sobre la emisión conjunta de deuda en la zona del euro. Al proponer tres opciones para estos bonos de estabilidad y ofrecer un detallado análisis de sus implicaciones jurídicas y financieras, la Comisión está acotando el debate, fijando al mismo tiempo un calendario claro para las siguientes etapas.

Contexto

El Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de 2012 establece lo que, en opinión de la Comisión, deben ser las prioridades de la UE para los próximos 12 meses en términos de políticas presupuestarias y reformas estructurales. El Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de 2012 es el punto de partida del segundo semestre europeo de gobernanza económica. Se presenta ahora, en lugar de en enero, para otorgar un plazo suficientemente amplio para que pueda ser considerado por los Estados miembros y las instituciones de la UE. Aunque se espera que el Consejo Europeo del 9 de diciembre tome nota del mismo, el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, ante todo, es la aportación clave de la Comisión al Consejo Europeo de primavera de los días 1-2 de marzo de 2012. Los programas nacionales de reforma (sobre reformas estructurales) y los programas de estabilidad o convergencia (sobre políticas presupuestarias) que los Estados miembros presentarán en primavera y las nuevas o actualizadas recomendaciones específicas dirigidas a cada país, que la Comisión presentará en junio, todos deberían ser coherentes con las prioridades políticas establecidas en el Estudio Prospectivo Anual. Por primera vez, los nuevos instrumentos de supervisión acordados como parte del «paquete de seis propuestas» se usarán también en el marco del semestre europeo.

El Reglamento propuesto por el que se refuerza la supervisión de las políticas presupuestarias en los Estados miembros de la zona del euro requeriría que estos países presentaran sus proyectos de presupuesto al mismo tiempo cada año y daría a la Comisión del derecho de evaluarlos y, en su caso, de emitir un dictamen sobre ellos. La Comisión podría pedir la revisión de dichos proyectos de presupuesto, si considerara que incumplen gravemente las obligaciones establecidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Todo ello se llevaría a cabo públicamente y con plena transparencia. El Reglamento asimismo propone unos requisitos de control y presentación de informes más estrictos para los países de la zona euro sometidos a procedimiento de déficit excesivo, que han de aplicarse de manera continua a lo largo del ciclo presupuestario. Por otro lado, se exigiría a los Estados miembros de la zona del euro que instauraran Consejos Presupuestarios independientes y basaran sus presupuestos en previsiones independientes.

El Reglamento propuesto por el que se refuerza la supervisión económica y fiscal de los países de la zona del euro que se enfrenten o se vean amenazados por una inestabilidad financiera grave garantizaría que la supervisión de dichos Estados miembros sujetos a un programa de ayuda financiera o que se enfrentan a un grave riesgo de inestabilidad financiera fuera rigurosa, siguiera unos procedimientos claros y estuviera arraigada en el Derecho comunitario. La Comisión podría decidir si un Estado miembro que experimentara graves dificultades en materia de estabilidad financiera debería ser objeto de supervisión reforzada. El Consejo podría formular una recomendación para que dicho Estado miembro solicitara ayuda financiera.

El Libro Verde sobre los bonos de estabilidad analiza los potenciales ventajas y retos de los tres enfoques sobre la emisión conjunta de deuda en la zona del euro. En el Libro se establecen los efectos probables de cada uno de dichos enfoques en los costes de financiación de los Estados miembros, la integración financiera europea, la estabilidad del mercado financiero y el atractivo global de los mercados financieros de la UE. Considera también los efectos perversos («el riesgo moral») de cada enfoque, así como las implicaciones en términos de modificación de los Tratados. Los bonos de estabilidad se consideran por algunos una respuesta a largo plazo a la crisis de deuda soberana potencialmente muy efectiva, mientras que a otros les preocupa que eliminarían el incentivo del mercado para la disciplina fiscal y fomentarían los efectos perversos («el riesgo moral»). La Comisión quiere dejar claro que cualquier movimiento hacia la introducción de bonos de estabilidad solo sería factible y deseable si simultáneamente se produjera un reforzamiento de la disciplina presupuestaria. El alcance de de este reforzamiento debe ser proporcional a la ambición del enfoque elegido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.