El tribunal también ha condenado a penas de prisión al antiguo consejero y director general de Avánzit, Manuel No Sánchez, y al ex director financiero, Eduardo Suñer Martín, por considerarles cooperadores necesarios en el desvío de esta cantidad de dinero a través de seis transferencias desde cuentas de Avánzit hasta cuentas personales o a nombre de Gurugú Inversiones, propiedad de Pérez Aparicio.

El ex director general ha sido condenado a tres años y seis meses de prisión, mientras que Suñer ha recibido una pena de dos años de prisión, después de que el tribunal, que ha impuesto condenas inferiores a las pedidas por la Fiscalía Anticorrupción y la acusación particular, le haya aplicado la atenuante de haber informado de esas operaciones ilícitas a finales de 2004.

El tribunal considera probado que el ex presidente de Avánzit, que deberá reintegrar los 1,42 millones a la compañía tecnológica de forma solidaria con los otros dos condenados, actuó conforme a un «plan preconcebido» con la finalidad de obtener un beneficio ilícito a costa de los activos de dicha sociedad, valiéndose de las facultades inherentes» a su cargo de presidente.

Al igual que defendió la Fiscalía Anticorrupción, el tribunal entiende que en esas actuaciones colaboró No Sánchez, que firmó varias transferencias días antes de abandonar la sociedad, «siendo conocedor de la ausencia de acuerdo social alguno adoptado legalmente y plasmado documentalmente en que pudieran apoyarse tales salidas de fondos de la sociedad».

Respecto a Eduardo Suñer, la sentencia señala que aceptó tramitar las transferencias «sin exigir justificación documental alguna» y permitió su contabilización de forma que se ocultaran.

Así, en vez de contabilizarse en las cuentas de créditos a personal, se anotaron en otras cuentas en las que se acabaron realizando varios asientos de compensación «como si la deuda hubiera quedado saldada».

De esa forma, continúa la sentencia, «ni los auditores, ni los interventores judiciales de la sociedad (tras la suspensión de pagos de octubre de 2002) tuvieron conocimiento de los traspasos de dinero efectuados a favor de Juan Bautista Pérez Aparicio, sin que Eduardo Suñer les informara nunca de ellos».

El tribunal rechaza las explicaciones de los condenados, que justificaron que las transferencias habían sido autorizadas verbalmente en concepto de créditos a personal por el entonces presidente de la matriz de Avánzit, Rafael Martín, quien negó haberlo hecho.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.