Corbacho lamentó que se haya establecido una “norma no escrita” para considerar los 52 años una “edad aceptable” para prejubilarse, realizando un “ajuste técnico” que no resulta adecuado “para una empresa que no esté en pérdidas”.

Corbacho explicó que no cambió su posición sobre el ERE de Telefónica, que Trabajo aprobó finalmente en noviembre tras rechazarlo inicialmente, pero precisó que “la legislación es la que es”, y aseguró que sus críticas a este Expediente motivaron una “reflexión” en la compañía para que el texto finalmente presentado “fuera radicalmente diferente” en lo referente a las prejubilaciones, inicialmente fijadas a partir de los 48 años.

Insistió en su intención de estudiar la propuesta “razonable” de los sindicatos para que los trabajadores acogidos a un ERE temporal que deviene en definitivo vean repuesta su prestación de paro consumida durante el periodo intermedio, de forma que se ponga “el contador de la prestación a cero”, aunque advirtió de que habrá que analizar su “coste económico”.

Corbacho aseguró que no es prioritario en estos momentos una reforma del mercado laboral, ya que el problema de las empresas “no es la flexibilidad del mercado laboral, sino la falta de crédito”. “No sería justo plantearse flexibilizar el mercado laboral”, aseveró, tras lo que abogó por aplazar este debate hasta la salida de España de la crisis, que prevé a partir de 2010.

Corbacho avanzó que tanto los datos del paro de enero como los de la Encuesta de Población Activa (EPA), que no se publicarán hasta el 23 de enero, “no serán buenos porque no lo han sido históricamente en este periodo”. No obstante, reiteró que la previsión de que España alcance los cuatro millones de parados en 2009 “no se debe cumplir”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.