La Cámara de Diputados de Chile respalda garantizar teletrabajo y permisos para cuidadores en alertas sanitarias.

Con respaldo transversal, la Comisión de Trabajo despachó a Sala dos mociones que fomentan la protección de las labores de cuidados frente a emergencias sanitarias. La primera propuesta (boletín 13886) utiliza el trabajo a distancia o teletrabajo como alternativa.

Quienes tengan el cuidado personal de niños o niñas menores de 12 años podrán utilizar este mecanismo cuando la autoridad decrete estado de excepción constitucional de catástrofe frente una epidemia o enfermedad contagiosa.

El empleador deberá ofrecer al trabajador o trabajadora esta modalidad de trabajo, sin reducción de remuneraciones.  Esto en la medida que la naturaleza de sus funciones lo permita y el trabajador también lo consienta.

Si éstas no son compatibles con el teletrabajo, podrá destinársele a labores que no requieran contacto con público o terceros. Todo ello siempre y cuando exista consentimiento del trabajador y no le importe un menoscabo.

Finalmente, agrega que, si el cuidado personal es compartido, quien acceda a la modalidad de teletrabajo deberá contar con el consentimiento de la otra parte. Aclara además que el otro cuidador no podrá acceder al beneficio.

El segundo proyecto (boletín 14906) garantiza los cuidados de menores y personas con discapacidad severa contagiados por una enfermedad catalogada de epidemia o pandemia. En el debate legislativo se agregó además el apoyo para el cuidado de contagios graves por enfermedades respiratorias.

La norma otorga un permiso de trabajo, por la duración de la enfermedad, a la madre o padre de niños, niñas y adolescentes (NNA) contagiados. Así también a quien cuide de adultos mayores con discapacidad severa o personas con discapacidad afectados por estas patologías.

Este tiempo será considerado como trabajado para todos los efectos legales. Por lo tanto, el empleador no podrá sancionarle ni menos despedirle por hacer uso de esta facultad. De hacerlo, se arriesga a multas de 28 a 140 UTM (1 millón 644 mil pesos a 8 millones 228 mil).

El empleador deberá además guardar reserva de los antecedentes que maneje de estos hechos. De todas maneras, se señala que podrá solicitar a la entidad correspondiente la respectiva acreditación de las citaciones.

Durante todo el desarrollo de la sesión estuvo presente en el debate el subsecretario de Trabajo, Giorgio Boccardo. El representante del Ejecutivo no sólo intervino a favor de los proyectos despachados, sino que también se refirió a una iniciativa que promueve la contratación juvenil.

La propuesta, tiene como objetivo potenciar en el sector público y privado la inserción laboral de personas jóvenes sin experiencia laboral previa (boletín 14624). Para esto, propone que las empresas de 100 o más trabajadores deberán contratar al menos un 10% de personas entre los 18 y los 28 años sin experiencia laboral previa.

Además, la norma no establece que tengan como requisito estudios técnicos o profesionales. Junto a esto, agrega que dicha contratación no podrá exceder en un 50% a personas de un mismo género. Estos mismos principios se aplicarían para instituciones regidas por el estatuto administrativo.

El diputado Juan Santana (PS) explicó que como Gobierno no están de acuerdo con establecer cuotas de stock de contratación. No sólo por el tamaño de la cuota, sino que también por la capacidad de fiscalización de su cumplimiento.

Para establecer cuotas de flujo (aplicar la norma a nuevas contrataciones) se necesita revisar experiencia comparada sobre su efectividad. Sin embargo, el personero propuso exponer en la próxima sesión de la instancia los resultados alcanzados en la mesa de trabajo. Esto contemplaría también las evaluaciones del Gobierno sobre modificaciones a los contratos de aprendizaje y al Subsidio Empleo Joven.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.