El Presidente Sebastián Piñera presentó la reforma integral a la salud con el objetivo de brindar más protección y seguridad a familias.

La iniciativa fortalece el rol de Fonasa para canalizar mejoras en la calidad y la dignidad en la atención que reciben los millones de usuarios.

“Nuestro sistema de salud necesita una reforma para mejorar la oportunidad del acceso, la calidad de la atención, la magnitud de la cobertura y la calidad de la protección financiera”, dijo el Mandatario acompañado por el Ministro de Salud, Emilio Santelices, en un acto celebrado en el Palacio de la Moneda.

La reforma a la salud protege a más de 14 millones de personas, convirtiéndose en el seguro público que garantiza la atención oportuna y de calidad, con más cobertura, más beneficios y más protección a la clase media.

Con ello, el sistema de salud privado se hace más solidario, más transparente y más seguro al eliminarse las preexistencias y la declaración de salud previa.

A través de esta reforma el Presidente impulsa un fortalecimiento de Fonasa con más beneficios y menores costos para las familias, y modificaciones en el sistema de salud privado que eliminan discriminaciones y preexistencias, mejorando de ese modo la protección y libertad para elegir la isapre prestadora de servicios.

La reforma le otorga a Fonasa más facultades para derivar pacientes dentro y fuera de la red pública pretendiendo garantizar soluciones más rápidas y que las personas no tengan extensos períodos de espera para atenderse.

Otro beneficio importante para las familias chilenas será la ampliación de las posibilidades de la modalidad de libre elección y mejora en la cobertura financiera.  Se amplían los montos de las bonificaciones y se regulan mejor los copagos de forma tal de disminuir el gasto de bolsillo de los particulares en salud, buscando menores precios en los medicamentos.

Con estas disposiciones se certifica un mayor acceso a atenciones oportunas y de calidad. La iniciativa también corrige discriminaciones al permitir la igualdad de ambos cónyuges de ser carga del otro.

Asimismo, la reforma presentada propone un plan único de salud que deberá ser ofrecido con las mismas coberturas por todas las isapres, en base a un contenido definido por el regulador.

A ello se suma, la eliminación de la declaración de salud y las prexistencias, por lo que las aseguradoras deberán ofrecer su plan a todos los afiliados que así lo soliciten.

El nuevo plan incluirá: servicios ambulatorios, servicios hospitalarios, servicios de urgencia, maternidad y cuidados al recién nacido, servicios de salud mental, servicios y dispositivos de rehabilitación, medicamentos e insumos hospitalarios, servicios de laboratorio y rayos, servicios para enfermedades crónicas, servicios pediátricos y servicios preventivos.

El proyecto también prevé que se definan las mismas condiciones de precio para hombres y mujeres y establece un esquema de compensación solidario para disminuir significativamente las diferencias de precios por edad o condición de salud.

Además, se determina para todas las prestaciones un copago único y conocido por los afiliados y crea una protección financiera adicional para el grupo familiar, en la forma de un gasto anual máximo, por sobre el cual, las isapres deberán cubrir el 100% del gasto.

Fuente: Presidencia de la Nación, Chile