El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos realizó el primer encuentro para revisar la normativa penitenciaria en materia intercultural y religiosa.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos convocó a diversos representantes del ámbito político y académico para dar inicio a una ronda de diálogo que tiene por objetivo elaborar una propuesta que busca revisar la normativa penitenciaria en materia intercultural y religiosa.

El encuentro fue por encabezado por el Ministro Hernán Larraín y los subsecretarios de Justicia, Sebastián Valenzuela, y de Derechos Humanos, Lorena Recabarren.

Según la información entregada por Gendarmería de Chile, de un total de 39.147 personas privadas de libertad al 30 de abril de 2020, sólo el 3,6% (1.421) declara pertenecer a un pueblo originario, manteniéndose la prevalencia de los mapuches con un 53% (752).

En cuanto a pertenencia religiosa, el 78% de las personas declaran tener algún credo, dentro de las cuales 438 (1,4%), señalan pertenecer a un distinto del católico o evangélico.

El objetivo de este diálogo es elaborar una propuesta que permita incorporar elementos multiculturales y religiosos en los Establecimientos Penitenciarios, asegurando a toda persona privada de libertad el ejercicio de sus derechos fundamentales, dentro de los límites que imponen el principio de igualdad ante la ley y la seguridad pública.

Con este fin lo que se pretende es desarrollar un diagnóstico de la interculturalidad en los establecimientos penitenciarios tomando en consideración, por una parte, los elementos normativos vigentes, la experiencia comparada, estándares de derechos humanos, y las características de los elementos culturales y religiosos propios de nuestra realidad nacional y, por otra, las dificultades actualmente existentes para desarrollar las diversas culturas y religiones al interior de los Establecimientos Penitenciarios.

En base a este diagnóstico, identificación de buenas prácticas y recomendaciones de los participantes se elaborarán propuestas concretas para abordar las brechas detectadas.

Al finalizar el encuentro, el Ministro Hernán Larraín aseguró que “hoy iniciamos los diálogos interculturales y religiosos, destinados a introducirle cambios a las normas penitenciarias, de manera que los pueblos originarios o distintos credos religiosos, puedan desarrollar en plenitud sus acciones, su vida espiritual, su cosmovisión, mientras cumplen su condena.”

“Ciertamente sin romper el principio de igualdad ante la ley, ni incurrir en situaciones de discriminación, queremos facilitar que eso ocurra, porque ello ayuda al mejor desarrollo de esas personas en su futura reinserción”, aclaró.

“En la próxima semana, se incorporarán en este diálogo el Instituto Nacional de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Chile, y el Relator de los derechos de las personas privadas de libertad, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Edgar Stuardo Ralón”, adelantó.

“Queremos, con este diálogo, avanzar y profundizar para que los periodos de reclusión de las personas permitan realmente su recuperación en todo ámbito, y el espiritual es uno muy relevante”, concluyó.

Fuente: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.