El presidente no descartó la posibilidad de aprobar nuevas medidas fiscales, que podrían incluir más subidas de impuestos, para continuar la tarea de reducir al déficit a niveles más cercanos al 3% en el año 2013, tal y como exige Bruselas.

Las nuevas medidas del Gobierno incluyen también la eliminación de la prestación por nacimiento de 2.500 euros a partir de 2011, el recorte de los salarios de los miembros del Gobierno en un 15% y la eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial que se aprobó en 2007.

De la misma forma, se reducirá en 6.045 millones de euros la inversión pública estatal entre 2010 y 2011 y se aplicará un recorte de 600 millones en la ayuda oficial al desarrollo en el mismo periodo. A las comunidades autónomas y ayuntamientos, el presidente les pidió un ahorro adicional de 1.200 millones de euros.

Otras medidas serán la eliminación de la retroactividad en la aplicación de la ley de dependencia y planes para reducir el gasto farmacéutico, empezando por reducir el precio de medicamentos no genéricos excluidos del sistema de precios de referencia, de manera escalonada, entre un 10 y un 15 por ciento, teniendo en cuenta el año de registro de los medicamentos.

Zapatero apoyó además que se recorte el sueldo a los diputados y senadores, tal y como sugirieron varios grupos políticos (PSOE, CiU y CC) y hacer cierta reflexión sobre los ministerios, aunque pidió que esta propuesta no se enmarque en el proceso de ahorro y de reducción del déficit.

Ante la petición de los grupos de izquierda de que se exijan esfuerzos también a las entidades financieras, respondió que los gobiernos no siempre pueden hacer todo lo que desde fuera parecería lógico, y que incluso los gobiernos más poderosos tienen «una dialéctica difícil con el mundo financiero».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.