En 2023 las expectativas sobre el impacto social y medioambiental de las empresas son cada vez más elevadas, los reguladores son cada vez más exigentes. En este escenario las compañías deben adaptarse a las cambiantes ‘normas del juego’ con rapidez, transparencia y evitando riesgos innecesarios, siendo el compliance o cumplimiento normativo la pieza imprescindible para hacerlo. 

Es fundamental que las organizaciones entiendan los distintos riesgos a los que se enfrentan y, con respecto a ellos, implementar los controles adecuados. A pesar de que estos van a depender del país y de la jurisdicción donde se encuentren, hay riesgos comunes como el cumplimiento de las normativas antilavado de capitales, la posibilidad de que se produzcan hackeos, violaciones o filtraciones de datos, la protección de datos de los clientes o bien la gestión de algunos presupuestos asociados con el crecimiento de los riesgos”, señala Gonzalo Vila, profesor del Máster en Compliance e Inteligencia Financiera de la escuela de negocios EALDE Business School, que ha elaborado el estudio Compliance Survey 2022: Tendencias y riesgos.

Este informe, realizado entre los profesionales del compliance de la esfera internacional,  revela que los países funcionan a diferentes velocidades y en diferentes proporciones en términos de compliance, a la vez que pone de manifiesto que la principal amenaza de un compliance officer en la actualidad es la falta de compromiso institucional (41%), seguida de la falta de herramientas para su labor de gestión, de la escasez de disponibilidad de fuentes de información internas/externas y de la ausencia de una regulación ‘ad hoc’ para la profesión.

Sobre esto Rosa Borja, docente de la escuela de negocios especializada en gestión de riesgos, recuerda que “la experiencia nos dice que lo primero para evitar riesgos legales es lograr un compromiso institucional en aquellos que toman las decisiones empresariales. Para ello, se debe interiorizar que el sistema de compliance se integra en la organización para el aseguramiento de sus objetivos basados principalmente en rentabilidad, eficiencia y eficacia”. 

Mecanismos para evitar el blanqueo de capitales y el fraude

Otro de los aspectos que aborda el estudio Compliance Survey 2022: Tendencias y riesgos es referente al blanqueo de capitales, la corrupción, el fraude o la evasión. Según el informe,  el 43,8% de las empresas ya cuenta con un enfoque integral para combatir estos delitos financieros, mientras que el 32% está en proceso de implementación y el 24,2% aún no ha realizado avances en este sentido.

Fidel Gómez, coordinador del Área de Compliance de EALDE Business School destaca que “los criptoactivos están permitiendo que los diferentes delincuentes puedan enviar de forma más rápida recursos generados de una manera ilegal a diferentes partes del mundo, por lo cual el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) está buscando mejorar los controles y generar mayores recomendaciones a cada una de las regiones para poder luchar contra la financiación del terrorismo, contra el lavado de activos y otros delitos financieros. Esto plantea un especial reto para los proveedores de servicios de activos virtuales, los cuales tienen el mayor riesgo de ser utilizados para un delito”.

Para este experto, existen más oportunidades que van a estar desarrollándose durante este año, pero “el principal punto de enfoque para poder prevenir es poder generar mayor vigilancia ante todas las transacciones que existan dentro de este esta red blockchain”. Por su parte, Rosa Borja añade que “siempre será positivo el avance tecnológico y la pericia de los especialistas para identificar y rastrear estos fondos, lo que significa que los compliance officers deberán prepararse para detectar nuevas modalidades más sofisticadas de ocultamiento de fondos ilícitos”. 

Sin embargo, por mucha tecnología y herramientas de las que se dispongan… Si no existen personas capacitadas para evaluar y gestionarlas no sirve de nada. “Es muy importante trabajar en las habilidades y la capacitación del talento humano y mezclarlo y juntarlo directamente con el talento en la gestión de las herramientas”, explica Juan Pablo Rodríguez, abogado y profesor del Máster en Compiance y Blanqueo de Capitales de EALDE Business School. Prueba de ello es que el Compliance Survey 2022: Tendencias y riesgos arroja datos como que el 40,2% de los profesionales encuestados admite que la efectividad de los canales de denuncia dentro de las organizaciones es baja.

El informe sostiene que los sectores más vulnerables a los eventos asociados al lavado de activos o blanqueo de capitales este 2023 serán el mercado de criptodivisas (40,7%), el sector bancario (21,2%), las casas de cambio digitales (9,1%), los fondos de inversión (8.7%) y las cooperativas (7,6%), entre otros. Mientras que señala que uno de los deberes pendientes de las organizaciones es implementar el onbording digital (identificación no presencial del cliente). Fidel Gómez apunta en este sentido que “este tipo este tipo de tecnología permite tener una adecuada privacidad de datos y resguardar adecuadamente la información de cada organización para poder prevenir que las empresas sean hackeadas”.

Fuente: EALDE Business School

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.