La senadora Laura Fortich propone que los “Dispositivos electrónicos como celulares y computadores deben tener fecha de caducidad”.

La propuesta puede considerarse por lo menos controvertida. Hemos naturalizado que nuestros dispositivos electrónicos tienen una “vida útil” cada vez más corta.

La Senadora asegura que la obsolescencia programada de los dispositivos electrónicos, dada a conocer, facilita a los consumidores una compra responsable.

Respecto de los alimentos, la “fecha de caducidad” es la que determina la vida útil del alimento y se destina a productos que por motivos microbiológicos son perecederos, pudiendo convertirse en un peligro para la salud después de un corto periodo de tiempo.

En lo que atañe a productos electrónicos, la fecha de caducidad no refiere a degeneración biológica, sino que su menoscabo tecnológico se evidencia por el simple paso del tiempo. El transcurso del tiempo, junto con los increíbles avances científicos, hacen que la “vida útil” de un dispositivo sea posible estimarse y de allí, su recomendación para el consumo.

Por iniciativa del Partido Liberal, y de la mano de Fortich Sánchez, fue radicado un proyecto de ley que exige a los expendedores de dispositivos electrónicos, como celulares, tablas, computadores, entre otros, fijar las fechas de vencimiento de estos aparatos, para que los consumidores conozcan el tiempo de uso de estos elementos.

Así lo expuso la senadora Laura Fortich Sánchez, coautora del proyecto, quien enseñó: “La obsolescencia programada hace referencia a la parte técnica de estos elementos, utilizadas por los fabricantes, que predeterminará su vida útil para que se conozca el momento de su reemplazo garantizando una demanda futura constante”.

Si se aprobare la iniciativa, los expendedores de dispositivos electrónicos deberán asegurar la vigencia de los repuestos y la posibilidad de su arreglo durante el tiempo de uso de estos dispositivos, para que luego sean sacados del marcado sin que se afecte el medio ambiente.

Una de las empresas tecnológicas más grande del mundo fue demandada por usuarios que demostraron que sus productos estaban programados con obsolescencia. Pero, les resulta más rentable pagar indemnizaciones que dejar de fabricar productos con fecha de caducidad.

Se sabe, incluso, que las impresoras se fabrican con un chip que va contando las copias que hacemos y cuando llega al número de copias programado, comunican avería y al igual que los electrodomésticos sale más económico comprar nuevo.

La senadora Liberal recalcó que con esta iniciativa también se evita engaños a compradores de buena fe, quienes podrían adquirir estos dispositivos ya usados.

Finalmente, la congresista Laura Fortich anunció que estas medidas se harían extensivas a las compras públicas, para que se rija la compra eficiente. De acuerdo con ello, el proyecto de ley establece unas sanciones por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, cuando no cumplan con lo dispuestos de determinar públicamente los tiempos de duración.

Fuente: Cámara de Senadores, República de Colombia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.