Su mensaje será que todavía es pronto para retirar las medidas de estimulo fiscal adoptadas por los diferentes Gobiernos en la lucha contra la crisis y para iniciar la senda de la consolidación presupuestaria porque la economía se encuentra aún en una situación de «debilidad», según figura en el proyecto de conclusiones.

En la reunión, a la que está prevista la asistencia de la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se debatirá la propuesta de Francia, Alemania y Reino Unido de aumentar la contribución de la UE al Fondo Monetario Internacional (FMI) de 75.000 a 125.000 millones de euros para reforzar la capacidad de este órgano de asistir a los países más afectados por la crisis.

Los ministros de Economía pasarán también revista a la evolución de la situación económica durante las últimas semanas a partir del análisis que presentará la Comisión y el Banco Central Europeo.

Bruselas hará públicas el próximo 14 de septiembre nuevas previsiones económicas para 2009 y, por primera vez desde el inicio de la crisis hace dos años, no prevé revisar a la baja sus anteriores pronósticos para la UE (una contracción del 4% del PIB este año), que datan del mes de mayo, según dijo este martes un alto funcionario comunitario.

Ello se debe al retorno al crecimiento de Francia y Alemania durante el segundo trimestre de 2009, con cifras mucho mejores de las previstas por Bruselas, y que compensan los peores datos registrados en el primer trimestre. En el caso de España (para la que Bruselas preveía una contracción del 3,2%), no es tan seguro que no haya una rebaja.

En el borrador de conclusiones de la reunión del Ecofin se destaca que la aplicación de los programas de estímulo fiscal anticrisis «sigue siendo una prioridad» y que las políticas económicas en 2010 «seguirán siendo expansivas». «Debemos empezar a diseñar ahora estrategias de salida apropiadas, pero su aplicación deberá esperar hasta que haya signos más firmes de la recuperación», resalta. Los ministros de Economía sugieren incluso que «si los riesgos al crecimiento a corto plazo se materializan de nuevo, la consolidación estructural podría acompañarse de un estímulo fiscal extraordinario».

La Comisión considera que buena parte de la mejora experimentada por la economía europea en las últimas semanas se explica por las medidas de estímulo. «Si retirásemos el estímulo fiscal, se volvería a caer en la recesión inmediatamente, incluso en los países que tienen mejores cifras», subrayó el alto funcionario.

Los ministros de Economía pedirán que se adopten nuevas medidas para reforzar la estructura del sistema financiero, especialmente por lo que se refiere a los grandes bancos cuya quiebra suponga un riesgo para el sistema, y apoyarán el objetivo del G-20 de elaborar una lista de estas entidades. «Se debe exigir a las entidades grandes y complejas que realicen pruebas específicas» ante posibles riesgos de quiebra y también que se doten de «colchones de capital adicionales».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.