El Detcon 2020 edición 2.0 baja el telón con dos nuevas ponencias desde el extranjero y un récord de inscritos, con más de mil detectives. Por un lado, se explicaron las dificultades del trabajo en Marruecos y las peculiaridades de la investigación de filiaciones en Francia; por otro, se analizaron la forma de plantear el encuentro y las estrategias a seguir en las entrevistas sobre investigación de fraudes a los seguros.   

Marruecos y Francia, tan cerca y tan lejos

Las intensas relaciones económicas entre España y Marruecos, y la cada vez mayor presencia en nuestro país de familias y personas de origen magrebí hicieron especialmente atractiva la ponencia presentada por el detective franco-marroquí Thierry E. Ramírez.

Al inicio de su charla ofreció un sucinto retrato económico, social, político, religioso y cultural de Marruecos. Un retrato imprescindible para abordar cualquier investigación en un país en el que un simple trámite burocrático se puede eternizar.

Los problemas principales se centran en una administración obsoleta y sin informatizar de forma eficiente, en unas leyes y reglamentos que dificultan la búsqueda de cualquier dato, en un extraordinario absentismo laboral entre los funcionarios y en la extensión del soborno en todos los niveles de la burocracia local y estatal.

A ello debemos sumar las peculiaridades culturales del país, con varios idiomas y un elevado índice de analfabetismo, los problemas para buscar una dirección —hay calles con más de un nombre y algunos nombres se repiten en distintas calles de otros tantos barrios de la misma ciudad— y un largo etcétera de obstáculos.

El consejo de Thierry E. Ramírez —y no se trataba solamente de barrer para casa— fue que antes de iniciar cualquier servicio en Marruecos se consultase con un detective local… aunque pidiendo referencia a quienes ya hayan trabajado allí, porque no todos los investigadores privados marroquíes responden a nuestros estándares de calidad.

Después abordó otro tema de interés internacional: los problemas para investigar filiaciones en Francia. Las singularidades del uso de nombres y apellidos provocan muchas confusiones: los cambios de apellido de las mujeres casadas, el uso frecuente de apellidos que son también nombres propios y la utilización solo del nombre y primer apellido en casi todos los ámbitos —con las consiguientes repeticiones— inducen a confusiones que pueden arruinar más de un asunto.

La entrevista en la investigación del fraude al seguro

Edwin Ramírez, del Instituto Nacional de Seguros de Ecuador, es uno de los grandes expertos internacionales en la prevención del lavado de dinero en el ámbito de los seguros. También es criminólogo especializado en seguros comerciales, con más de treinta años de experiencia.

Su ponencia en el Detcon se tituló Investigación de fraude. Abordaje, planeación y entrevista. Su consejo inicial, aseguró Edwin Ramírez, parecía muy básico pero, por desgracia, hay profesionales que no lo aplican: para investigar en el campo de los seguros es imprescindible conocer al dedillo las leyes marco del sector y las características particulares —incluyendo la letra pequeña de la letra pequeña— de las pólizas de las compañías para las que se trabaja.

Tras analizar las distintas fases de la investigación y establecer los criterios para la licitud de todos estos trámites, desgranó los pros y las contras de los dos tipos de entrevista: estructurada y no estructurada.

La entrevista estructurada está estandarizada y formada por preguntas fijas y se plantea a todos los interlocutores de forma idéntica. Simplifica el procesado de las respuestas, no requiere una especial preparación del investigador y puede sacar a la luz las contradicciones de los implicados y de los testigos.

La entrevista no estructurada permite un mayor acercamiento emocional al interlocutor y es más flexible. El cuestionario se basa en una serie de preguntas o temas que el entrevistador adapta a las circunstancias específicas de la persona entrevistada y al tipo de siniestro que se esté evaluando.

Finalmente, desaconsejó prácticas que han sido —y son, todavía en algunos ámbitos— bastante comunes, como la agresividad, la intimidación y los acuerdos a cambio de información. Desde su larga experiencia, Edwin Ramírez recomendó no perder nunca el control de la entrevista y no dar al entrevistado explicaciones sobre detalles del seguro, labor que corresponde a otros departamentos de la compañía aseguradora.

Fuente: CODPCAT

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.