Aquellas familias empresarias que pasan las vacaciones juntas, ya sea en la casa de veraneo familiar o de viaje, tienen más dificultades para desconectar del trabajo. Así lo constata verano tras verano la consultora Family Business Solutions, especializada en empresas familiares. Este año, además, se suma la fatiga pandémica y las tensiones acumuladas de un año y medio especialmente complejo en el ámbito personal, pero también en el laboral y económico.

Veranear con los familiares que también son los jefes y compañeros de trabajo supone una dificultad añadida a la hora de desvincularse de los temas laborales, puesto que, aunque las vacaciones sean un momento de ocio, se tiende a hablar con ellos sobre cuestiones relacionadas con la compañía, cosa que dificulta desconectar.

“Esto ocurre sobre todo para los asuntos más importantes, como proyectos o inversiones en marcha. Es fácil que una comida familiar acabe convirtiéndose en una comida de trabajo, como si se estuviera en la oficina, en la que se discutan estos temas”, ejemplifica Ricard Agustín, fundador de Family Business Solutions y consultor de empresas familiares.

Por esta razón, Agustín considera que la solución óptima sería que la familia acordase disfrutar de las vacaciones por separado, para desconectar y afrontar el nuevo curso con las pilas cargadas y habiendo tomado cierta distancia de la empresa familiar.

Sin embargo, Agustín reconoce que, dado el gran valor que se otorga a la unidad familiar, en muchos casos la familia no contempla separarse como una opción viable. En tal caso, es recomendable que la familia haga un pacto tácito o expreso para restringir las conversaciones sobre asuntos laborales al ámbito de la empresa, y dejar los momentos de ocio y las vacaciones para ser y actuar únicamente como una familia y, por consiguiente, poder desconectar de la rutina laboral.

Consejos de Family Business Solutions para desconectar cuando se trabaja y se veranea con la familia

  1. Saber utilizar el sombrero adecuado. “Si estamos de vacaciones en familia, el sombrero es el de familia y no el de propietario o jefe de la empresa”, explica Agustín.
  2. Tomar distancia con el trabajo y evitar hablar, en la medida de lo posible, de temas laborales en momentos que deberían ser para el ocio y la distensión. Es recomendable delimitar los espacios propicios para hablar de estos temas.
  3. Poner límites a las conversaciones sobre trabajo. Si es necesario celebrar alguna reunión de trabajo inaplazable durante las vacaciones, que sea breve, que tenga hora de inicio y fin y que tenga lugar en una parte de la casa libre de interferencias de terceros.
  4. No implicar a familiares políticos y a la familia extensa en debates sobre temas de trabajo que puedan surgir, especialmente si sobre estos no existe una visión compartida y si son temas polémicos. Tampoco hay que forzarlos a tomar partido si se generan situaciones de conflicto por este motivo.
  5. Dar libertad a la familia para poder pasar las vacaciones separados sin resentimientos o para que cada uno pueda gestionar sus vacaciones libremente aunque se comparta un mismo techo.

Fuente: Family Business Solutions

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.