La respuesta a esta pregunta es sencilla, la indemnización por despido de los trabajadores fijos discontinuos no se calcula sobre la base de los años naturales de duración del contrato del trabajador en la empresa, sino sobre la base de los periodos efectivos de prestación de servicios.

Autor: Armando Reneses, asesor laboral en LABE

Dicho esto, respecto al cálculo de la indemnización por despido de un trabajador con un contrato fijo discontinuo, no se deben computar los años de antigüedad, sino únicamente los periodos activos de trabajo, a los que hay que añadir los festivos, los descansos legales y las vacaciones disfrutadas por el trabajador.

La doctrina del TJUE marca que, a efectos de antigüedad y carrera profesional, si se deben incluir los periodos en los que el trabajador fijo discontinuo no ha prestado servicios, pero a su vez, como hemos mencionado con anterioridad, estos periodos no se deben integrar al cálculo de la indemnización por despido del trabajador.

Para entenderlo de manera correcta, debemos considerar que la indemnización por despido constituye, en este caso, a una compensación por la extinción del contrato y que se calcula sobre la base del tiempo de servicio. Durante los periodos de inactividad no se produce dicha prestación de servicios, por lo que no pueden computar con esta finalidad.

Se entiende que, tras esta dotrina, los trabajadores fijos discontinuos no tendrían ningún tipo de discriminación, dado que percibirían la misma indemnización que un trabajador que este indefinido a jornada completa, dado que únicamente se tendría en consideración el tiempo de ocupación realizado por el trabajador.

El salario regulador para el despido será la suma de los salarios percibidos durante un espacio de tiempo concreto anterior a su despido y esta cifra se dividirá entre los días trabajados durante ese periodo activo.

La parte proporcional relativa a las vacaciones no disfrutadas tiene un carácter compensatorio, se retribuye un periodo de descanso computable como trabajo, por lo que no se debe considerar como salario a efectos del cálculo de la indemnización por despido.

Esto quiere decir, que las vacaciones han de ser abonadas como tiempo trabajo, por lo que el hecho de que se hubiesen disfrutado o no, resulta intrascendentes para calcular la indemnización.

En definitiva, la indemnización por despido de los trabajadores fijos discontinuos no se calcula sobre la base de los años naturales en que haya estado en la empresa sino con la base de los periodos de actividad, en los que el trabajador haya prestado efectivamente servicios.


Autor: Armando Reneses, asesor laboral en LABE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.